04 Mar BMW S 1000 R: cóctel de tecnología

En este momento estoy escuchando For Whom the Bell Tolls, del álbum Ride the Lightning de Metallica, y conforme recuerdo la experiencia que tuve a bordo de la S 1000 R, cada nota encaja perfecto con ella. Cierren los ojos e imagínense en ella, cada requinto de Kirk Hammett explotando con  el giro de nuestra muñeca en el acelerador. Entra James Hetfield con su ronca voz y nos lleva a aventar el cuerpo y la moto hacia un costado para girar y salir de la curva a toda velocidad como en uno de esos videos super bien editados de la carrera en la isla de Man. Llegan los explosivos platillos, los Toms de piso, bombo y tarola de Lars Ulrich y cada golpe de las baquetas se asemeja al sonido del motor subiendo hasta las 11 mil revoluciones; y ya que vamos muy rápido, aparece Robert Trujillo (aunque el bajista que le dio vida a esta canción fue Cliff Burton) y cada sostenido flotando entre dos notas naturales nos lleva a subir y bajar de marcha para lograr una vuelta rápida en el circuito.

Termina la canción, abro los ojos y estoy frente a la computadora escribiendo esta nota…  no tan espectacular como en la imaginación. Comienza The call of Ktulu y me doy cuenta de que esta roadster deportiva, naked o streetfighter (así se denominaba a las motos naked derivadas de una superdeportiva, a las que se había quitado el carenado y colocado un manillar más alto), nace directamente de su hermana Superbike, la BMW S 1000 RR. Pero BMW Motorrad decidió acceder a un segmento en el que hasta la fecha no tenían presencia directa. Y vaya que les quedó bien. Aquí podríamos hablar de la S 1000 XR que ya probamos antes en Motorette.mx -y de la cual les dejamos aquí el link– pero por altura y características nos enfocaremos más en la RR.

 

 

 

BMW S 1000 R

 

Podríamos pensar que sólo se han limitado a desnudar la moto, ponerle un manillar más ancho y volverla más urbana pero no, BMW Motorrad ha trabajado en ella de pies a cabeza, principalmente en el motor y la electrónica aunque la genética de la RR sigue muy presente. Comienza Fade to black y esos acordes me hacen volver a cerrar los ojos e imaginar lo bien que la pasé montado en la S 1000 R, cuyo chasis es casi idéntico al de su hermana pero con algunos ajustes para conseguir un comportamiento más estable en carretera, ya que no necesita ser tan ágil y radical como la deportiva. El bastidor perimetral de aluminio pesa 11,9 kilogramos y coloca el motor inclinado hacia adelante un total de 32º. Esto se traduce en un centro de gravedad bajo, mucha estabilidad y tracción, así como un poco más de confort para el conductor.

El cuadro de instrumentos incluye una pantalla LCD junto a un cuenta revoluciones analógico de fácil lectura que ya dijimos antes, resulta lo más anticuado de la moto. El display muestra en todo momento el modo de conducción elegido (Rain o Road), velocidad, marcha, modo de conducción, kilometraje, temperatura del motor, nivel de combustible, autonomía, dos parciales, consumo medio y velocidad media. Si hemos incluido opciones como los puños de calefacción, el DDC o el control de crucero, también tendremos indicación de ellos en el cuadro.

BMW S 1000 R

 

Cabe destacar -y esto siempre lo menciono aunque mis colegas riders apegados al estilo purista lo odien- que la gama de motocicletas deportivas de BMW son un gran cúmulo de tecnología y ayudas electrónicas, lo cual nos hace a todos los conductores la vida más sencilla, amigable y divertida. Sí, estas asistencias son unos grandes inventos en las motocicletas y a pesar de haber aprendido a manejar arriba de una Kawasaki KZ 1000 ZR-1 de 1980 dura, pesada y sin electrónica, hoy en día prefiero salir a carretera sabiendo que la moto está trabajando para ir y volver con mayor seguridad. Entonces, puedo declarar que la S 1000 R es una moto que se puede usar en todo tipo de condiciones, salir a carretera, cruzar la ciudad y hasta meterla a carreras en un circuito.

En el modo Rain, la potencia del motor se reduce a 136Hp y 104Nm de par ayudándonos a llevar mejor y más segura nuestra conducción. Además, el sistema Ride by wire torna diferente la sensibilidad del acelerador.

Llegamos a Fight fire with fire y hasta el título queda bien con la S 1000 R. En el apartado de los frenos, no hay cambios y derivan directamente de su hermana deportiva. El delantero es un doble disco de acero de 320mm con pinzas de cuatro pistones radiales y el trasero recurre a un disco de acero de 220mm con pinza de un pistón. De serie equipa el sistema antibloqueo Race-ABS integral parcial y cuando actuamos sobre la maneta de freno delantero se activa tanto el freno delantero como el trasero, mientras que si sólo usamos el pedal, sólo activamos el freno trasero.  Es decir, que dependiendo del modo de conducción elegido el funcionamiento del Race-ABS es diferente. Pero eso sí, hay que acostumbrarse a la presión que ejercemos porque si algo sale a destacar en la S 1000 R son los frenos, que son potentes y contundentes. Las suspensiones son las mismas también, una horquilla invertida con barras de 46 milímetros delante y regulable en extensión y compresión, con 120mm de recorrido y un amortiguador trasero con ajuste también en precarga y extensión. Y si la quieres más extrema, se puede solicitar el Control Dinámico de Suspensión DDC. Esta moto es como un LEGO, ya que puedes armarla y modificarla a tu antojo gracias al sinnúmero de accesorios con los que cuenta.

BMW S 1000 R

Hay disponibles dos paquetes de accesorización: El “Sport” incluye los modos de conducción Pro (Dynamic, Dynamic Pro), DTC (control dinámico de tracción), asistente de cambio y control de crucero. El “Dinámico” comprende el DDC (control dinámico de la suspensión), puños calefactables, intermitentes LED y un espoiler del motor en el color de la carrocería.

Una vez arriba notamos de inmediato la ergonomía que caracteriza a estas motocicletas alemanas. Es algo común en todos los modelos de BMW Motorrad y que, independientemente de nuestro tamaño, siempre encontramos una posición óptima. Giramos la llave y pulsamos el botón de arranque. Inmediatamente el sonido característico del tetracilíndrico cobra vida con cierta suavidad pero en el fondo puede desatar una furia con 160Hp que no cualquiera puede dominar. Llevar una moto deportiva con esta cantidad de caballos en la ciudad, es como tener un Gran Danés encerrado en un baño. Al principio pareciera que es dura para sortear el tráfico pero no, bueno, solamente la maneta del clutch y después de un tráfico en hora pico como el de la ciudad de México. Conforme llegan las maniobras nos percatamos que la dirección no tiene un radio de giro muy amplio y si queremos maniobrar tendremos, o que anticipar mucho, o hacer un par de correcciones adelante-atrás. Y nos da coraje ver a otros motoristas en sus Cargo o FZs pasar a nuestro lado girando el manubrio hasta 180 grados. Es cosa de acostumbrarse.

A estas alturas Creeping death está terminando y también nuestra reseña. Se agradece que la unidad a prueba tuviera el asistente de cambio de marchas así que, sin soltar el acelerador, pasábamos de primera a segunda y así sucesivamente. Sabes que puedes acelerar a fondo y que no habrá problemas en cuanto a tracción porque de eso se encarga el DTC y si a eso le sumas unos neumáticos Pirelli Diablo Rosso Corsa, tenemos tracción más que de sobra. El único consejo es sujetarte bien porque cuando llegan esos 160Hp y el giro de la muñeca es rápido, puedes soltarte si vas distraído. Otra incomodidad llega conforme hacemos nuestro recorrido, y es que cuando el asfalto es irregular, la moto se siente muy rígida y rebota mucho a pesar de llevar la suspensión en modo Normal, dándonos un poco falta de confianza al entrar en algunas curvas. Sin embargo, si circulamos por autopista, la conducción es perfecta y cada minuto que pasas arriba de ella pides más. Es adictiva.

BMW S 1000 R

 

En conclusión, podemos decir que la BMW S 1000 R es una triunfadora en el segmento de las naked o roadster deportivas y sus argumentos son muy claros: ser una copia de su hermana deportiva RR trae consigo muchos privilegios como el poderoso y moderno motor; una eficaz electrónica y unos frenos contundentes. Pero no es perfecta… esta gran deportividad y rigidez se vuelven en su contra en asfaltos irregulares, haciéndola no apta para cualquiera y requiriendo un periodo de adaptación. ¿Que si la recomendamos en Motorete.mx? Claro que sí, al igual que el álbum Ride the Lightning de Metallica, que llegó para quedarse en la memoria de los fans. Lo mismo la S 1000 R.

 

Especificaciones

Motor 4 cilindros en línea, DOHC, 999cc, refrigeración líquida, 160Hp y 112Nm, inyección electrónica.

Transmisión 6 velocidades, clutch multidisco en baño de aceite, Cadena.

Suspensión delantera con horquilla invertida, equipo opcional DDC: control electrónico de la amortiguación. Trasera de brazo doble de aluminio, con montante central, equipo opcional DDC: control electrónico de la amortiguación.

Frenos delanteros de doble disco flotante con pinzas radiales de cuatro pistones y Race-ABS. Trasero monodisco con pinza flotante de un pistón, Race-ABS y ASC. Equipo opcional: DTC (control dinámico de tracción).

Longitud 2,057mm.

Distancia entre ejes 1,439mm.

Altura del asiento 814mm.

Peso en orden de marcha 207kg.

Capacidad del tanque de combustible 17,5 litros.

Precio desde $249,200

www.bmw-motorrad.com.mx

 

Comentarios

comentarios