14 May Nissan GT-R 2017: su majestad Godzilla

 

Cuando se presentó el concepto Nissan GT-R por allá del 2006, el público de inmediato lo identificó como el Skyline de la presente generación y es que toma muchos elementos de diseño y concepto de aquel auto legendario. Cuando llegó a producción se convirtió en un dolor de cabeza para muchos deportivos consolidados, ya que con una ingeniería muy cuidada venció a vehículos más caros, de ahí que a este monstruo que llegó de Japón se le llame también Godzilla.

En el pasado Salón de Nueva York, Nissan presentó una nueva generación que pareciera más una actualización del modelo, ya que los cambios no son tan profundos a primera impresión. Estéticamente, las variaciones se notan en un frontal más afilado en el cofre y formas generales, tomas de aire bajo las luces LED y difusor inferior integrado. La parrilla es más grande y toma un nuevo ángulo, esto para mejorar la refrigeración y el apartado aerodinámico. La parte lateral se mantiene igual y el difusor trasero incrementa el tamaño al igual que los escapes dobles. El alerón se mantiene de la misma forma.

Al interior cuenta con nuevas vestiduras que llegan hasta el tablero y prácticamente todos los elementos están enfocados hacia el conductor. Presume una nueva pantalla táctil de 8” que dicho sea de paso, integra muchas funciones del GT-R, reduciendo así los botones físicos, por ejemplo, la generación pasada tenía 27 botones y ahora solo cuenta con 11. Los cambios se complementan con un nuevo volante, manetas de cambios detrás del mismo, insertos en fibra de carbón y aluminio y claro, nuevos colores en la carrocería.

 

Mecánicamente, el Nissan GT-R mantiene el bloque V6 que se hace a mano en Japón por parte de cuatro ingenieros/artesanos. Este motor de 3.9 litros bi turbo ahora entrega 570hp con un par motor que comienza a trabajar desde las 3,200 revoluciones; tal vez estas especificaciones no suenen tan espectaculares (aunque lo son) como en los súper autos del presente, pero lo importante es la ingeniería para el manejo y no sólo para ir rápido en recta.

La caja de cambios fue mejorada para ser más precisa y rápida, además de mejorar la rigidez estructural y el trabajo de la suspensión, algo que desde la pasada generación ya era excelente. Otro punto mejorado fue el sistema de escape hecho de titanio, el cual incorpora un sistema denominado Active Sound Enhancement, que modifica valores de sonido en función del tipo de manejo que se requiera.

Lo mejor de este auto es la aventura que la marca japonesa ha emprendido para sorprender a los amantes de los deportivos y de la misma firma, atreviéndose a dejar a un lado sus aburridos y clásicos sedanes y suvs, retomando el legado que alguna vez le diera el original Datsun Skyline GT-R a finales de los años 60. Veamos el origen de este súper auto japonés en este video:

 

Por Ricardo Silverio/NivelC.com

Comentarios

comentarios