23 Oct One-Up Moto Garage Rosso Corsa: A la Ferrari

Érase una vez un coleccionista de Ferrari que decidió que necesitaba una moto para complementar su su Ferrari 250 LM 1965 del equipo NART. Curiosamente, no se fue por la clásica marca de motos italianas y rojas, Ducati, sino que acudió a un taller de Arkansas -aunque usted no lo crea- para que hicieran la One-Up Moto Garage Rosso Corsa.

Las condiciones para construir esta moto eran dos: que estuviera inspirada en el Ferrari de Le Mans y que tuviera el motor de una Honda CB600F. Con esto bien claro, el mandamás de One-Up, Art Henschell, puso manos a la obra. “Él ya tenía otra de mis motos Honda CB600F”, explica Art, “y la potencia, sensación y confiabilidad del motor le gustaron tanto que quiso que la One-Up Moto Garage Rosso Corsa tuviera las mismas cualidades. Intenté convencerlo de que usáramos una Ducati, pero no hubo manera”.

Todo comenzó con el motor y bastidor de una Honda CB600F 2006, después Art se lanzó a un deshuesadero por una VFR800, a la cual le quitó el brazo oscilante, amortiguador trasero y los rines. Por supuesto, cuando utilizas partes de diferentes motos la cosa no queda bien a la primera, por lo cual Art diseñó un nuevo subchasis y soportes para los amortiguadores. El bastidor y el brazo oscilante de la One-Up Moto Garage Rosso Corsa fueron pintados de negro, pero para los rines eligieron un color clásico para Ferrari: dorado.

Adelante tenemos la horquilla de una CBR recortada y cabezales de la dirección hechos a la medida, los cuales incluyen un soporte para un smartphone, el cual hace las veces de velocímetro. El tanque de gasolina es de acero, hecho a mano. “El tanque es el punto focal de una moto, por lo cual hice uno que tuviera las curvas suaves y ángulos marcados de la musa en cuestión”, aseguró Art.


El motor de la One-Up Moto Garage Rosso Corsa está casi stock, pero el nuevo sistema de escape 4-2 es una chulada. Está completamente hecho a mano en acero inoxidable y termina en dos silenciadores Lossa Engineering. Abajo del asiento -también hecho a mano-, hay dos tiras de LED a modo de luces de freno, pero es la cubierta del faro lo que llama más la atención. “Está hecha de acero y metal perforado”, dijo Art. “Las tomas de aire del motor en los Ferrari muchas veces tienen cubiertas de alambre, por lo cual pensé en replicar eso. Crear una placa frontal única en cada moto que hago es un reto divertido para mi”.


La pintura para la One-Up Moto Garage Rosso Corsa no podía ser otra que el rojo de Ferrari, es decir, Rosso Corsa. Otro guiño a la casa de Maranello está en un scudetto en el lado izquierdo del basculante, aunque modificado para llevar el logo de One-Up en lugar del cavallino rampante. Cómo da gusto ver que hay personas que, en lugar de comprar una Ducati 1299 Panigale R Final Edition, por ejemplo, prefieren tomar el camino menos transitado y mandan hacer una moto única con mucho encanto.

Fotos: Bike Exif

 

Comentarios

comentarios