21 Nov Dubanok: la mirada de un motociclista errante

Hace unos días, tuvimos la fortuna de contar con la cobertura exclusiva desde el EICMA 2017 gracias a nuestro corresponsal Dubanok. Pero, ¿quién es él? Para conocerlo más a fondo, les dejamos un pequeño vistazo a la vida de este colombiano de nacimiento y mexicano por decisión, amante de los viajes, quien actualmente trae el proyecto de posicionar Black Label Biker como la opción de los motociclistas que quieren tener unos jeans cómodos, seguros y con onda.

Dubanok tiene 44 años y sus pasiones son los viajes overland en moto, el motociclismo en general, está obsesionado por lectura de grandes viajeros, novela histórica y los mapas. Es un amante del cine, desde la serie B, clásico y pasando por cine épico indio y policiaco coreano. Además, da conferencias motivacionales a empresas y equipos de alto desempeño haciendo un símil con los retos a lo que te enfrentas cuando viajas en solitario.

La pasión por el motociclismo la heredó de su padre, con quien hizo su primer viaje a los 15 años. En ese momento, Dubanok entendió al motociclismo como un estilo de vida, la forma más pura de vivir y expresar su libertad.

En 2016 partió de la CDMX hasta llegar a Prudhoe Bay, Alaska y en total recorrió 25 mil kilómetros durante 45 días. Sin embargo, su mayor travesía la realizó este año, al rodar en solitario la Euro Russian Expedition; “fue un recorrido de 60 días, 20 mil kilómetros, 23 países, 15 monedas diferentes, 23 idiomas y 9 pasos fronterizos. Mi objetivo era conectar el punto más al sur de Europa -Tarifa, España-, con el punto más al norte -Nordkapp, Noruega-, pasando por Turquía y Rusia”, indica Dubanok.

Dubanok es conocido por sus viajes en solitario por las carreteras más icónicas del motociclismo mundial y realizó la exposición fotográfica “Living to ride” en el pasado Salón Internacional de la Motocicleta México, una muestra de 40 fotografías que reflejan “la mirada de un motociclista errante, un nómada que ejerce su libertad; derrotando los miedos a lo desconocido, más allá de los idiomas, fronteras y culturas”, afirma.

En cada fotografía, Dubanok logra capturar la atención del espectador y transmitir la sensación calcinante que provoca el sol en el desierto; la inmensidad de las montañas y valles; el silencio de los Alpes al anochecer; los días interminables en el Círculo Ártico, así como la complicidad entre el hombre y su motocicleta. “Rodar te permite ser un ciudadano del mundo, un hombre libre que traspasa fronteras, donde el superar cada noche se convierte en un logro y cada nuevo amanecer, en una oportunidad y quizás la última, para disfrutar y vivir el camino”, señala.

Algunos de los lugares que recorrió y plasmó en sus fotografías fueron los Alpes Franceses; Paso San Bernardo, Suiza; Paso Stelvio; las Dolomitas; el Puente de Trajano sobre el Danubio, en Serbia; Estambul; Capadocia; el Desierto de la Sal en Turquía; Montañas y Valle de los Reyes en Bulgaria; La Transfagarasan en Rumania; Budapest; Colina de las Cruces Varsovia; Auschwitz, Polonia; Moscú; San Petersburgo; Círculo Ártico en Finlandia; Trollstigen, Noruega y la carretera imposible Atlantic Road, Noruega.

Cuando le preguntamos si prefiere rodar o viajar, Dubanok afirma que es imposible dividirlo, que prefiere vivir viajando. Para ello, cada viaje inicia con un año de anticipación; dependiendo del destino, hay que revisar visados, vacunas, seguros, fianzas, etc. Igualmente unos tres meses antes se revisan aspectos que van desde la situación política como el estado de las vías. En lo personal hay que tener dieta y en lo más importante … la parte mental y espiritual.

 

Sobre cómo elige los destinos que visita, Dubanok nos cuenta que “realmente es más elegir un camino, una ruta … una forma de vivir, una nueva experiencia. Vienen dos expediciones para el 2018 y serán igualmente especiales. Estos viajes siempre terminan siendo muy íntimos y te llevan a la meditación y reflexión. Pasar 12-14 horas en la moto terminan llevándote a estados mentales muy particulares. Cada nuevo viaje es un nuevo reto, más espiritual que físico”.

 

Comentarios

comentarios

Tags: