13 Nov Dubanok: una aventura en el EICMA (Día 4)

Amigos, ya el cansancio aparece… llevo caminando en promedio ocho horas, ya que en la Feria Mundial de Motociclismo es lo que se hace: caminar y caminar. Pero no sientes nada cuando llegas y comienzas a ver de nuevo motos y mujeres hermosas, es como cuando sales a rodar y apenas te subes a la moto, el cansacio desaparece.

Hoy iniciamos en el stand de Dupont, donde Black Label Biker expuso sus jeans con refuerzos de Kevlar by Dupont en rodillas y caderas, con lo cual se aumenta el nivel de protección ante potenciales heridas por abrasión o cortes. Nos explicaba Massimo, ejecutivo de Dupont sobre las propiedades del Kevlar y la importancia de usar prendas que cuenten con esta fibra.

Hay de todo en el EICMA, y la seguridad es tema importante en esta edición. Pasamos luego a visitar una empresa Taiwanesa llamada OTTO, que produce motos eléctricas, ya me dirán “que si Taiwán esto”, “que si son eléctricas”, etc. pero si vieran qué chulada de motos -en todo sentido-, diseño, tecnología, y parece que la calidad es igual de buena, aunque ya llegará el día que podamos probarlas. Muy novedosas en diseño y en cómo están construidas, aquí algunas fotos para que se den una mejor idea de esta marca.

 

Igualmente visité Lambretta, marca que me trae recuerdos de la infancia, ya que mi padre tenía una de estas motos y nos íbamos a pasear con mamá. Yo de pie, delante de la moto viendo cómo pasaba el camino y sintiendo el viento en mi rostro, así que Lambretta es una marca que llevo en mi memoria con cariño. Pasamos a visitar Quadro, una moto particular con cuatro llantas, y aquí en el EICMA se han propuesto de todo. Muchas marcas siguen esta tendencia de tres o cuatro llantas en las scooters. Luego Brixton, marca de motos tipo Cafe Racer, con muy buenos diseños y bonitas piezas de baja cilindrada, igual es una marca que no llega a México o LATAM. Los Italianos han apostado por la electricidad como futuro, y la gran mayoría de marcas más chicas tienen, o su totalidad de propuesta con esta fuente de poder o gran parte de su ella. Como la Vins, una moto hecha en fibra de carbono y según entendí, es de 85 kilos de peso con 65 caballos de potencia… osea, un misil completo. Los rines y el monoshock en fibra de carbono, así que para allá van todos.

 

Moto Guzzi, marca legendaria en Italia y con una renovada presencia en México, donde han abierto varias agencias y según parece, van con todo por ganarse un lugar en el mercado de motos de gama alta. La V7 muy bonita, que se presta para hacerle cualquier modificación que imagines. La MGX21, una bestia, brutal, enorme, con un estilo más para el mercado de las grandes chopper, mucha fibra de carbono, gorda y se ve pesada. La V9 Bobber no la entendí, porque no tiene nada de Bobber. Así que aquí me perdí, ya llegará un “puristatecnicosabelotodoperfectoeinfalible” que nos explique por qué se llama así. Muy particular en el pabellón de Guzzi, que había muchas parejas de italianos subiéndose en pareja a probar las motos.

Una presentación especial aquí en Milán fue la presentación de la nueva edición de la legendaria moto que participó en el Dakar. No sé, no me acabó de gustar. Vespa con una variedad de colores y accesorios muy particulares y bueno, aquí enloquecen con los scooters, así que son una parte importante de las marcas y de la exposición en general, ya que hay decenas de marcas que solo hacen scooters y aquí es donde las presentan.

Aprilia con las deportivas y otra vez la locura y lealtad de los italianos con sus marcas. El stand estaba lleno y ellos en todas las motos; se suben, se ponen en posición de tomar una curva, como si fueran en plena carretera, muy serios ellos.

 

Y llegamos al plato fuerte del día: Kawasaki, no tan lleno como el de Ducati o Yamaha, pero sí con buena afluencia y con mucho, mucho naked. Z900, Z900RS, las Versys 650, 1000, colores agresivos tipo transformer y parte especial de la exhibición de motos son las de competencia, así como Yamaha. No vi la KLR 650, pero sí la vi en AIM EXPO en Columbus, Ohio hace tres semanas. Esa sí que es guerrera y respetada entre los viajeros overland.

 

La cereza del pastel: Brough Superior… motos impecables, diferentes, elegantes, preciosas y costosas. Estas motos se hicieron hasta 1940, y son consideradas las motos más caras del mundo; una de ellas, de 1929, se subastó en $300.000 libras y hoy en día se venden por 30.000 euros. Me compraría una, sí, no lo dudaría.

 

Bueno amigos, ha sido un gusto poder compartir con ustedes estos días y les invito a seguirme en Facebook, Instagram, Youtube, Twitter e Instagram como Dubanok y así enterarse de los eventos y expediciones que vienen para el 2018.

Gracias!!!

 

 

Comentarios

comentarios