28 Nov KTM 1290 Super Duke GT: turismo 100% deportivo

En Motorette somos de la opinión de que al añadir el sufijo GT al nombre de una motocicleta, le tienes que echar más ganas e imaginación que solo ponerle unas maletas. Y todo parece indicar que en KTM piensan lo mismo. La KTM 1290 Super Duke GT comparte el motor y el chasis con el resto de sus hermanas, pero viene equipada con una serie de características que mejoran la comodidad y la seguridad que la hacen más de carretera -además de control de crucero y unas maletas (que no vinieron a las fotos). Pero lo mejor es que los ingenieros de la firma austriaca se las arreglaron para que no perdiera el poder y deportividad que caracteriza a esta familia, creando así una verdadera turismo deportiva.

La KTM 1290 Super Duke GT está basada en la KTM 1290 Super Duke R y, si bien el diseño sigue gritando KTM a los cuatro vientos, la adición del carenado frontal y el parabrisas la alejan del estilo naked de la GT. El parabrisas se ajusta manualmente, literalmente, lo subes o lo bajas con la mano y junto al picudo frente de la moto que alberga el faro, marcan el estilo que predomina en el resto de la moto.


El estilo puntiagudo continúa en los costados con unas líneas de cortes marcados junto al tanque de gasolina de 23 litros. Estas líneas forman una especie de hombros para colocar las rodillas y de los que puedes sujetarte cuando te inclinas en las curvas. Comparado con el de otras KTM, el asiento de la KTM 1290 Super Duke GT es cómodo, aunque la altura del asiento de 83.3 centímetros hará que los pilotos menos altos tengan que andar de puntitas.


En cuanto a las maletas, digamos que la KTM 1290 Super Duke GT pertenece a la tendencia de las turismo deportivas europeas, es decir, a las de serie les caben tres playeras y una botella de agua; no exactamente todo lo que necesitas llevar durante un viaje. Eso sí, tienen disponibles unas más grandes para cuando realmente quieras llevar equipaje. Una ventaja de las maletas es que se pueden desmontar rápidamente para un look más deportivo. Eso sí, no hay mucho para dónde hacerse con la salpicadera/luz de freno/direccionales/portaplaca, pues parece que la pusieron allí a última hora.


Chasis

No hay ningún misterio respecto a los huesos de la KTM 1290 Super Duke GT, pues el característico bastidor Trellis de KTM está a la vista y pintado de naranja, como no podía ser de otra manera. Los tubos de cromo-molibdeno están cortados con láser para una mayor precisión a la hora de soldar. El toque final a este impresionante bastidor lo pone un brazo oscilante que, seamos sinceros, le pone muchísima onda a cualquier moto.

En el fondo, la 1290 Super Duke es una deportiva aunque se apellide GT y el ángulo de casi 25º del tubo de la dirección te da el manejo que uno espera de una KTM con un amortiguador de dirección WP que está allí para domar la patada cuando levantas el frente sin querer. Pero no temas, que KTM equipó a esta moto con suficientes gadgets de seguridad para que no acabes en el piso. Para empezar tenemos una suspensión WP de horquilla invertida de 48 mm y un monoamortiguador trasero que dan un manejo dinámico, semiactivo. Los sensores le dan a la Unidad de Control de la Suspensión información de las condiciones del camino y ésta hace ajustes a las fuerzas de amortiguación dependiendo de cuál de los tres modos de suspensión hayas elegido.

Para que una frenada demasiado entusiasta no te haga ir a examinar el pavimento muy de cerca, la KTM 1290 Super Duke GT lleva ABS, aunque lo puedes desconectar por si quieres quemar llanta (nosotros preferimos dejarlo prendido y que nos mantenga pegados al piso). Éste sistema no solo hace el trabajo habitual de un ABS, sino que también combina los frenos de modo que una parte de la presión en el freno delantero vaya a la rueda de atrás para una frenada más balanceada. La cereza en el pastel es el Hill Hold Control, que te ayuda a arrancar en pendientes aplicando un poco de fuerza en el freno delantero para que te pongas en marcha sin problema alguno.


Para detenerla, hay un par de cálipers de cuatro pistones Brembo M50 que presionan los discos de 320 mm, mientras que atrás lleva uno de 240mm con una pinza de dos pistones. Pensando en que no hay un solo tipo de piloto, en KTM le pusieron una palanca de freno ajustable de cinco posiciones en el puño derecho, así que no importa si tienes manos de pianista o de cargador de la Merced.  


Por último, pero no por ello menos importante y menos en una turismo deportiva como la KTM 1290 Super Duke GT, tenemos el motor, el cual está basado en el que lleva la Super Duke R -mejor conocida como La Bestia-, así que ya comprenderán que no es para los débiles de corazón. El corazón de esta máquina es un bicilíndrico en V a 75 grados enfriado por líquido de 1,301 cc que eroga la friolera de 173 caballos de fuerza y un nada despreciable torque de 106 lb-pie (14 más que la BMW R 1200 RT, por ejemplo).

 

Como en KTM tienen claro que hicieron un gran trabajo y estamos hablando de mucha potencia y torque sin importar de qué tipo de moto se trate, equiparon a esta máquina con varias ayudas electrónicas. Para empezar tenemos el control del acelerador ride-by-wire que activa el control de tracción, el anti-caballitos y el Motor Slip Regulation, el cual incrementa las revoluciones del motor acelerando cuando hay un torque inverso en la rueda trasera que amenaza la integridad de la zona de contacto.

A esto hay que sumarle un embrague deslizante, el cual puede absorber una buena parte del torque que generas cuando bajas de velocidades con mucho entusiasmo, de modo que te ayuda a conservar el equilibrio incluso si te estás portando un poco mal. De este modo, la KTM 1290 Super Duke GT tiene una conducta amigable y predecible que doma en cierta medida la increíble potencia y velocidad que puede desplegar. En cuanto a la transmisión, viene equipada con una caja de seis cambios diseñada para alcanzar una velocidad de crucero de unos 150 km/h en sexta y que te permite hacer cambios sin soltar el acelerador ni meter el clutch para cuando se apodera de ti el espíritu de Marc Márquez.

En resumen, la KTM 1290 Super Duke GT es una turismo deportiva que pone más énfasis en lo segundo, por lo cual es una moto más adecuada para quienes disfrutan de un manejo alegre y no tanto para quienes buscan una moto con la cual llegar al fin del mundo (si el objetivo es ese, te recomendamos la 1290 Super Adventure R). Eso sí, el trayecto que elijas a bordo de esta máquina será muy, pero muy entretenido.

 

Especificaciones

Motor V-twin de 1,301cc, enfriado por líquido
Potencia 173 HP y 106 lb-pie
Transmisión 6 velocidades, por cadena
Suspensión Horquilla invertida de 48mm y monoamortiguador WP
Tanque 23 litros
Precio 349,900 pesos

Fotos: José Luis Ruiz

Comentarios

comentarios