15 Nov Rockers: precursores del movimiento cafe racer

Hoy en día existe una gran euforia por la corriente “cafe racer”, pero poco se sabe del movimiento que dio origen a tal término. Los rockers fueron quienes popularizaron esta afición en la Inglaterra de los años 60, la cual ha tomado un segundo aire a nivel mundial como parte del revival de lo retro y lo vintage.

Hablando del concepto de “Cafe Racers”, es un nombre que es importante aclarar, los rockers no eligieron, el bautizo vino de los medios y de la sociedad inglesa quienes los veían competir de café en café en las carreteras sin límite de velocidad de finales de los 50. Los rockers lo adoptaron con gusto para describir a sus máquinas y así surgió una de las culturas con más tradición en la historia del motociclismo.

Los rockers fueron parte de la generación “Baby Boomer”, posterior a la Segunda Guerra Mundial. Eran jóvenes entusiastas de las motocicletas inglesas cuyo himno del rocanrol fue “Race with the Devil“ de Gene Vincent (1956). Sin embargo, su nombre no se debe a sus preferencias musicales, sino que proviene del componente del motor llamado “balancín”, cuya traducción al inglés es “rocker”.

Estos chicos vivían y respiraban por una sola cosa, la velocidad a través de sus motocicletas, la inspiración de esta tribu urbana nació por películas hollywoodenses como “El Salvaje” (1953), donde Marlon Brando interpreta al rebelde Johnny Strabler, o “Rebelde sin Causa” (1955) con James Dean a cargo del papel del conflictuado Jimmy Stark.

Al emular a sus ídolos dieron origen a tradiciones como la de la personalización de las chamarras de corte cruzado “rockeras”, aportación bilateral entre estos iconos de película y de sus primos estadounidenses, los Greasers/Rockabillys/Rocanroleros. Sin embargo, fue curiosamente del otro lado del charco donde los rockers la volvieron una prenda legendaria, emblema de una generación de motociclistas.

 

Dejando su huella

Esta pieza de piel, herrajes, remaches, esponja y seda es el perfecto reflejo de la esencia más importante de lo “rocker”: la personalización. ¿Por qué? Porque lejos de adoptar la chamarra únicamente para efectos de protección contra la abrasión en caso de una caída o por sus propiedades térmicas e impermeables, la chamarra en sí se convirtió en una base más para personalizar e imprimir un sello individual que les permitiera expresarse y diferenciarse.

La personalización se daba generalmente en tres tipos:

1. Estoperoles metálicos para ser vistos por los coches de noche (no existían las telas reflejantes), los patrones eran muy variados y generalmente se colocaban en los hombros, en el pecho dentro de las solapas delanteras, en la parte superior y base de la espalda formando las palabras como “rockers”, “Triumph”, “BSA”, “TriTon”, el nombre de su grupo o un seudónimo personal.

 

 

2. Espalda pintada a mano con un diseño original, la pintura utilizada normalmente provenía de las tiendas de modelismo, mejor conocida como de “Enamel”, por ser de larga duración y bastante resistente a las inclemencias del clima.

 

3. Parches y pines (entre más mejor), relacionados a las marcas de motocicletas de la época, pistas, competencias, reuniones, clubs. Incluso adoptaron emblemas de regímenes ingleses combatientes en las grandes guerras de donde surgían lemas como el popular “Death or Glory”. Los parches eran colocados normalmente en los brazos y espalda con pegamento y asegurados con los mismos estoperoles para resistir los vientos a los que se sometían. Los pines iban en las solapas delanteras del pecho.

 

 

¡Lo sorprendente es que todavía se puede comprar una chamarra de esta época ya que las marcas que las fabrican siguen vigentes y continúan haciendo algunos de aquellos modelos!

Dónde comprar la tuya
A continuación, dos de las marcas legendarias que prevalecen en el mercado y que son una base perfecta para una chamarra rocker auténtica:

Lewis Leathers – Modelo Bronx: Apareció por primera vez en 1956, basada en las chamarras de aviador de los años 20. Esta marca inglesa hace chamarras diseñadas especialmente para motociclistas. La cintura es ajustable con hebilla especialmente forrada con piel para no rayar el tanque. Cuenta con un práctico bolsillo al ras de la manga y otros dos delanteros, uno muy particular llamado bolsillo “D” donde se solían meter los mapas. El forro clásico viene con tela acolchada en rojo escarlata y con diseño capitonado a lo retro. Existe una versión con doble cierre al frente que te permite usar ropa de invierno debajo, cuenta con un bolsillo interior y bolsillo para los mapas recolocado en la base inferior derecha de la espalda.

Costo: 830 o 835 libras (más envío). La encuentras negro, azul marino, café oscuro, blanco, rojo, naranja, amarillo verde, turquesa, azul y más, dependiendo del tipo de piel (caballo, ovino y bovino).

 

GoldTop England – The 617: Aunque fue lanzada en 1970, este tributo a Marlon Brando protege también tu tanque ya que no tiene hebilla, el cinturón cierra con remache. Sólo está disponible en piel bovina, tiene dos bolsillos interiores, además de uno en la manga derecha y cuatro en la parte delantera. El forro clásico viene con tela acolchada en amarillo y con diseño capitonado.

Costo: 299 libras (más envío)

 

Entre otras prendas características de la tribu rocker se encontraban gorras de piel con sus respectivos pines (cuando la chamarra no daba abasto), botas de piel con calcetas de lana bordeando la bota, bufandas blancas y a veces (aunque era raro) el casco de tipo bacinica como los legendarios Davida o AGV de los años cincuenta. Algunos de estos artículos se venden también en Lewis Leathers y Goldtop England y otras tiendas.

Finalmente, es muy cierto eso que las modas van y vienen, sin embargo, en algunos países el ser rocker ha estado vigente desde aquella década dónde los jóvenes soñaban con ser Mike Hailwood o Giacomo Agostini, en países como Alemania, Taiwán, Estados Unidos, Australia, Suecia, Holanda o Francia, por mencionar algunos, ser rocker y manejar Cafe Racers es un modo de vida completo, con muchas tradiciones y peculiaridades imposibles de describir en un solo texto. ¿Será que en México esté naciendo esta tribu?

 

Texto: Carlos A. Campos García

 

 

Comentarios

comentarios