19 Dec Kawasaki Versys X-300: una KLR en miniatura

Ya casi termina 2017 y no habíamos hablado de una moto que nos llama mucho la atención y nos parece se vendería bastante bien en México. Estamos hablando de la Kawasaki Versys X-300, una moto doble propósito de pequeña cilindrada con la que Kawa plantea una apuesta muy interesante en este segmento, donde su robusta KLR y su motor de 650 cc son toda una institución.

El que no se llame KLR 300 se debe a que es una moto de calle con potencial off road, mientras que la KLR es una moto off road con potencial de calle. Así que por eso está en la familia Versys y, curiosamente, es la más orientada al off road de las tres (650 y 1000). Aún así, Kawa advierte que esta moto es solo para un off road ligero, así que nada de inscribirte al Dakar.

La Kawasaki Versys X-300 fue presentada en el EICMA de 2016, pero como es costumbre no llegó a las calles sino hasta el siguiente año. Estéticamente, esta pequeña aventurera tiene todo el ADN de las motos doble propósito de la marca, además de unas características propias. Entre ellas, claro, el motor de 296 cc que seguramente atraerá a muchos conductores jóvenes (y no tan jóvenes), además de una generación de clientes pragmáticos que buscan una moto que cumpla sus necesidades de desplazamiento sin tanto “preciosismo”.

El ADN de las Versys es evidente en el robusto carenado frontal que incluye unas “cubiertas” para los costados del radiador y tomas de aire, las cuales ayudan a dirigir aire hacia el radiador y a alejarlo del conductor -aunque el parabrisas es el verdadero encargado de esto-. De hecho, a lo lejos podrías confundirla con una Versys más grande, pero la joroba del tanque denota que es una moto más pequeña. Eso sí, a pesar de que su tamaño es menor, la capacidad del tanque de 17 litros deja claro que Kawa no diseñó esta moto para que nada más vayas a la esquina, pues tiene una autonomía de más de 300 km.

El asiento de la Kawasaki Versys X-300 también es similar a los de sus hermanas mayores, aunque lógicamente es un poco más chico. La elevación del subchasis y salpicadera trasera le dan mucho espacio para moverse a la rueda trasera, otro elemento más que denota su ADN de aventura. El chasis es multitubular de acero, pero Kawa cuidó mucho el tema del peso, pues si fuera una moto muy pesada el motor de 300 cc sufriría demasiado, con lo cual la báscula se para en los 175 kg.

La suspensión delantera está a cargo de una horquilla con tubos de 41 mm sin ajustes y el monoamortiguador trasero viene solo con ajustes en precarga. Los recorridos de la suspensión de 13 cm adelante y 14.7 cm atrás te permitirán rodar por terracerías sin broncas, pero tampoco te emociones, que no fue diseñada para correr el Dakar. Para detener a la Kawasaki Versys X-300, la firma japonesa eligió un disco de 290 mm adelante y uno de 220 mm atrás, y hay la posibilidad de montar un ABS (la cual recomendamos ampliamente).

El motor de la más pequeña de las Versys es el mismo que utiliza la Ninja 300, pero con ciertas modificaciones para entregar más torque a medio régimen. Dicho esto, tenemos que el monocilíndrico de 296 cc eroga poco menos de 40 HP y 20 lb-pie. En cuanto a la transmisión, tenemos una caja de seis velocidades con cadena con embrague deslizante.

El precio de la Kawasaki Versys X-300 en Estados Unidos es de 5,400 dólares, más otros 300 si quieres la versión con ABS. Es decir que si optimistamente pensáramos que llegaría con el mismo precio -lo que nunca pasa-, estaríamos hablando de unos 104,700 y 109,500 pesos, más o menos. Sus rivales andan en ese rango de precios, pues la BMW G 310 GS arranca en 115,000 y la Suzuki V-Strom 250 un poco más abajo, en 99,990 pesos. Ya veremos qué estrategia de precios sigue Kawasaki.

 

Especificaciones

Motor 1 cilindro de 296 cc, enfriado por líquido

Potencia 39.4 HP a 11,500 rpm y 19 lb-pie a 10,000 rpm

Transmisión 6 velocidades, por cadena

Suspensión Horquilla de 41mm y monoamortiguador

Tanque 17 litros

 

Comentarios

comentarios