09 Jan Experiencia Ducati – DLG Moto Art en Oaxaca

Convertirte en cliente de una marca, la que sea, tiene consigo más aspectos que solo subirte a tu motocicleta y manejar. Crear comunidad, encajar en un estilo de vida, el soporte que obtengas de los concesionarios, y hoy en día, las experiencias que dicha marca pueda ofrecerte como parte de ella. Rodadas, escuelas de manejo, reuniones, invitaciones a eventos, track days, etc. Son fundamentales para generar lealtad. Y justo eso fue lo que vivimos con Ducati, de la mano de nuestros amigos de DLG Moto Art, el concesionario de la marca italiana más importante del país, quienes nos invitaron a rodar por el hermoso estado de Oaxaca con otros medios de comunicación, clientes e influencers a bordo de distintas motocicletas como la Multistrada 950 y 1200, la Monster en sus variantes 821 y 1200, XDiavel, Super Sport y las Scrambler Icon y Desert Sled.

 

Partimos de DLG Moto Art hacia Cuautla, un contingente de más de 10 motos de distintos segmentos, años y cilindradas , todas Ducati y la gente se sorprendía al ver a todos esos riders en sus elegantes motocicletas transitar ordenadamente por las carreteras del país. Cruzamos Puebla, luego Tehuacan y de ahí por la autopista a Oaxaca. Rectas, curvas, subidas, bajadas que nos mostraban la belleza de nuestro México y las capacidades de cada una de las motos. Llegamos de noche a Oaxaca para conocer la vida en el centro de la capital.

 

Al día siguiente la ruta comprendía Monte Albán para visitar los tesoros arqueológicos de la civilización Maya, bajo el efervescente sol y nosotros con el equipo de seguridad propio de una travesía… imaginen el calor. Después nos dirigimos a las cascadas de Hierve el agua, un lugar espectacular que atrae a cientos de turistas, nacionales y extranjeros, para bañarse en sus aguas termales en la cima de la montaña. Gran experiencia. Y para cerrar con broche de oro, llegamos a cenar en Zaachila, a una hora de la capital; todos los platillos típicos de la zona del istmo como Tlayudas, cecina, diferentes tipos de mole, tasajo, chapulines, etc. Definitivamente fue la mejor recompensa del día.

 

Finalmente, cansados y con más de mil kilómetros a nuestras espaldas, volvimos a la ciudad de México sintiéndonos parte de la marca italiana, agradecidos por la experiencia que vivimos simulando ser clientes y con un mayor conocimiento de las motocicletas que pudimos probar. Muy bien, Ducati y DLG Moto Art, por llevar a cabo estas divertidas iniciativas. En Motorette estaremos atentos a más rodadas de este tipo.

 

Comentarios

comentarios