15 Jan Indian Super Scout, una moto de 1920 ¡turbocargada!

¿Te animarías a subirte a una moto de 1920? Sin problemas, ¿no? ¿Y qué tal si esa misma moto tuviera un turbocargador y hasta 200 HP? Ahí la decisión ya no es tan sencilla, ¿verdad? Con ustedes, la Indian Super Scout, una moto cuyo nombre rinde homenaje a las Scout de los años veinte, casi imbatibles en las pistas de tierra.

La Indian Super Scout es creación de Anders Lundgren y Lasse Sundberg, los cerebros detrás del taller sueco Fullhouse Garage Shop, quienes decidieron construirla para rendirle un homenaje a Oscar Hedström, cofundador de Indian, quien nació en Suecia (todos los días se aprende algo nuevo).

“Queríamos construir una moto que estuviera relacionada con la historia de Indian en las carreras y, al mismo tiempo, incluir en ella la tecnología de nueva generación que representa Indian en la actualidad. El modelo Scout fue la elección perfecta y se nos ocurrió el nombre Super Scout para honrar a los viejos modelos Scout, que eran casi imbatibles en las pistas de carreras ” comentan sus creadores.

Como no podía ser de otra manera, la Indian Super Scout es una mezcla de lo viejo y lo nuevo. El chasis está hecho a la medida inspirado en el de las Scout de los años veinte, mientras que el motor, la bomba de combustible, los faros delanteros y el pedal de cambio son de una Scout actual. “Queríamos darle a la moto un ‘plus’ de potencia y también demostrar que podemos combinar un aspecto de la vieja escuela con la tecnología moderna”, comenta Lundgren. Los frenos también son actuales, “cortesía” de Beringer en ambos ejes y con el cableado por dentro del chasis para mantener una línea limpia.

La pieza estelar del propulsor es un turbo Garret 25 refrigerado por agua, con el cual se generan de 150 a 200 caballos en la rueda trasera, dependiendo de la presión del turbo, la cual es regulable. Para mantener todo bien refrigerado en todo momento, tomaron “prestados” los radiadores de una Honda CRF450. Al preguntarle a Anders cómo se siente su moto, él simplemente sonríe y comenta “se siente increíble, como si hubieras viajado a los años veinte con un cohete entre las piernas”.

 

Comentarios

comentarios