20 Feb Royal Enfield Classic Chrome: un viaje en el tiempo

Si estás buscando una moto para rodar lo más rápido posible o lo tuyo es dejar el asfalto a la menor oportunidad, te sugerimos que dejes de leer. Hoy vamos a hablar de una moto que se hizo para quien disfruta de rodar como en otra era, como si se pudiera dar marcha atrás al reloj. En otras palabras, hoy hablaremos de la Royal Enfield Classic Chrome. Aunque si quieren una Royal Enfield en la que sí pueden salir del camino chequen nuestra reseña de la Himalayan.

Una de las cosas que más nos gustan de la Royal Enfield Classic Chrome es que es una verdadera atrapamiradas, pues gracias a unas líneas clásicas con faro y espejos redondos, y un tanque cromado que se ve espectacular, te hará el centro de atención por donde quiera que ruedes. Especialmente en esta época en la que pululan las naked y las doble propósito. Vamos, que por poco y salimos a conseguir unos lentes de aviador y un casco de cuero para completar el viaje en el tiempo.

El diseño de la Royal Enfield Classic 500 nos transporta a otra época.
La Royal Enfield Classic Chrome no es una moto para ganar carreras, ni pretende serlo. El motor de 499cc tiene nada más 27 HP y si lo llevas a la parte alta del tacómetro, vibra como maraquero, por lo cual es mejor mantenerte en el rango medio-bajo para rodar cómodamente; algo para lo cual resulta muy útil la transmisión de 5 cambios. Para los amantes de las cifras, esta moto debe hacer el 0 a 100 en unos ocho segundos, lo cual está lejos de causar que el pulso se acelere. Pero como ya hemos dicho, ese no es el objetivo de rodar en una Royal Enfield Classic Chrome; aquí la onda es gozar el viaje.


A pesar de que la Royal Enfield Classic Chrome es una moto ultra retro, se las arregla para mezclar la experiencia de manejo de antaño con algunas de las comodidades actuales, como encendido electrónico o inyección de combustible. En otras palabras, quizá a veces tengas que abrir un poco el acelerador al estar parado para evitar que la moto se apague, o tal vez sientas que arranca demasiado despacio. Ciertamente, en una moto más moderna esto sería preocupante, pero por alguna extraña razón resulta parte del encanto de esta Royal Enfield.

Los amortiguadores dobles traseros le dal un gran confort a la Royal Enfield Classic 500.


En la carretera, la moto se siente bastante bien plantada. Con un peso de casi 200 kilos es ligera y fácil de maniobrar, por lo cual resulta una delicia cuando enlazas curvas, pero también si decides usarla como tu medio de transporte diario en la ciudad. Llevarla a donde tu quieres es muy sencillo, algo a lo que sin duda contribuye el ancho manubrio y la erguida posición de manejo. Para detenerse, la Royal Enfield Classic Chrome lleva un disco de 280mm adelante y freno de tambor atrás, lo cual resulta más que suficiente para reducir la velocidad. Sí, mucha gente quiere tener siempre dos discos, pero la realidad es que esta moto no es para ir quemando llanta de semáforo a semáforo, por lo cual no necesitas unos Brembo de cuatro pistones para frenar.

Tenemos que destacar el excelente trabajo de la suspensión trasera, pues los dos amortiguadores con ajuste en precarga y 80mm de recorrido hacen un excelente trabajo al evitar que las irregularidades del camino se transmitan a tus posaderas. Además, el asiento es uno de los más cómodos que hemos probado, si no es que el más cómodo del mundo mundial. Adelante, hay una horquilla convencional de 35mm, con 130mm de recorrido.

499cc impulsan a la Royal Enfield Classic 500.

En pocas palabras, si estás buscando una moto para “viajar en el tiempo” y disfrutar como niño cada kilómetro que recorras, la Royal Enfield Classic Chrome es una de las mejores monturas que podrás encontrar hoy en día. Además, con un precio de 97,500 pesos, resulta realmente asequible. ¿Qué más quieres?

Especificaciones

Motor monocilíndrico, 499cc, enfriado por aire

Potencia 27Hp a 5,250rpm y 41Nm a 4,000rpm

Transmisión 5 velocidades, por cadena

Suspensión delantera de horquilla y doble amortiguador atrás

Tanque 13.5 litros

Precio desde $97,500

Fotos: José Luis Ruiz

 

Comentarios

comentarios