13 Apr Engina, una Indian Café Racer. Aunque usted, no lo crea.

Cuando uno oye hablar de una Indian, lo primero que viene a la mente es una cruiser americana, larga como la cuaresma, cromada y lista para rodar durante horas por las inmensas planicies del centro de Estados Unidos. Pero claramente no todo mundo piensa igual. Conozcan a Engina, una Indian Chief Vintage café racer.

Este proyecto se lo aventó la tienda más grande de accesorios y equipo para motos de Europa, Detlev Louis Motorrad-vertriebsgesellschaft mbH (aunque los cuates la conocemos como Louis Moto). Y se aventaron esta locura de transformación llamada Engina porque este año celebran su aniversario número 80. La mente detrás de esta creación es la deKay Blanke, y la ‘talacha’ la pusieron Detlef Stüdemann y Martin Struckmann.


Esta moto recibió el nombre de Engina porque el motor es el concepto alrededor del cual gira la moto. Y no es para menos, pues el conocido Thunder Stroke 111 que tanto le gustó a nuestro colaborador Ricardo Silverio ahora que fue a la Semana de la Moto Mazatlán en una Indian Chieftain desde la Cd. de México, es una chulada. Y lo mejor es que no solo funciona a las mil maravillas, sino que el acabado cromado que le dan en Indian lo hace lucir espectacular.

Por supuesto, una preparación de moto que se respete incluye modificaciones al motor y en el caso de Engina el encargado de hacerlas fue el especialista Ulf Penner, quien puso árboles de levas más agresivos, un sistema de inducción más grande, cabezas mejoradas y un nuevo mapeo para el motor. Con estos cambios, el Thunder Stroke 111 de Engina ¡tiene 70 por ciento más potencia para un total de 125 HP! Y para que el sonido no desentonara, le añadieron un escape STParts con silenciador Shark.


Claro que esto fue solo el principio y, sinceramente, lo más sencillo. Lo verdaderamente complicado fue crear un nuevo bastidor, más ligero, y hacer una suspensión totalmente nueva con una nueva horquilla invertida en la rueda delantera y un solo amortiguador Wibers en la trasera. Vamos, que básicamente nada más se quedaron con el motor y la transmisión, pues los rines Kineo -en los que están montados unos frenos Brembo, fueron hechos bajo pedido.

El encargado de diseñar el bisel del faro el asiento y el tanque de Engina fue Michael Naumann, un hacha en su ramo que se basó en las raíces de Indian, como lo dejan claro el penacho en la visera cuyas plumas continúan hacia el tanque y la pintura rojo candy, que de paso es el color oficial de Indian y de Luis Moto.


Alabado sea el Señor, Engina no es ninguna “reina de tráiler” y a la fecha ya ha cosechado varios premios en carreras de arrancones (además de los concursos de belleza). Uno de los más recientes fue en el Custom Show Emirates, que es una cosa así como el SEMA Show de Abu Dhabi. Nuestras más sinceras felicitaciones al equipo de Louis Moto y sus secuaces por aventarse un proyecto tan atrevido como locochón. ¿Y ustedes, amigos, qué opinan? ¿Les gusta?

Fotos: Volker Rost

Comentarios

comentarios