07 Apr KTM Duke 250: la reina de las ¼ de litro

KTM ha sido un referente en el offroad desde hace muchísimos años, pero no fue sino hasta 1994 cuando comenzó a forjarse un nombre entre las motos de calle con la línea Duke. Todo empezó en con la Duke 620, pero la verdadera explosión ocurrió en 2012 cuando lanzaron la Duke 200, pues mucha más gente pudo acceder a una moto de la “armada naranja”. Sin embargo, hoy queremos platicarles de una motocicleta que hizo su aparición apenas el año pasado: la KTM Duke 250.

Se podría pensar que la KTM Duke 250 llega a un portafolio algo saturado cuando tomas en cuenta que KTM ya tiene una 125, una 200 y una 390 entre las de baja cilindrada; la 690 y la 790 en las de media; y la todopoderosa 1290 Super Duke R como el tope de gama. Sin embargo, KTM no vende todos los modelos en todos los países. Afortunadamente, México tiene todos a excepción de la hermana menor, la Duke 125, y claramente los mandamases pensaron que había espacio para vender una moto entre la 200 y la 390.

Estéticamente, las Duke siempre han sido llamativas y la KTM Duke 250 no es la excepción. Su diseño toma prestados varios elementos de la 1290 Super Duke R, pero la filosofía de diseño se asemeja más a la onda streetfighter que vemos en la nueva 390. La apariencia es súper agresiva gracias al uso de cortes afilados en prácticamente todas las partes que pudieron: salpicadera delantera, faro, tanque y colín. Por supuesto, el bastidor multitubular expuesto también ayuda bastante, especialmente cuando pintas de naranja unos cuantos tubos.

Si bien es parecida a sus hermanas mayores, el faro no es uno de esos elementos similares, pues en lugar del dividido de LED que lleva la Duke 790, por ejemplo, monta uno convencional de halógeno, aunque con luces de día de LED a los costados del faro. Vamos, que hay que hacer concesiones para controlar los costos. Por eso tampoco vemos una pantalla TFT a colores en el panel de instrumentos, sino que lleva la de LCD que vemos en la Duke 200. El sistema de escape “creció”, pues ya no queda justo atrás del motor, sino que lleva el más típico silenciador.


Sin embargo, no son ni la estética ni el equipamiento lo que ha distinguido a las Duke del resto de la manada, aunque son más que destacables. Lo que realmente pone a KTM en otro nivel es el desempeño de sus motos y eso se debe a que los motores y la puesta a punto son excelentes. La KTM Duke 250 parte de la mecánica monocilíndrica, cuatro tiempos y enfriada por líquido de la 200, pero con un cilindraje de 248.8cc, que le bastan para una potencia máxima de 30 HP y un torque de 17.7 lb-pie (como referencia, la 200 tiene 26 HP y 13.7 lb-pie). De poner al piso la candela se encarga una transmisión de 6 velocidades por cadena y el peso en seco es de 147 kilogramos.

En el siglo XXI, la tecnología hace maravillas con las motos y fácilmente puede darle mucha ventaja a la que más utilice. Por ello, la KTM Duke 250 monta un sistema ride-by-wire que asegura una excelente respuesta del acelerador y una entrega de poder más controlada. También lleva un clutch antirrebote/deslizante que evita que la rueda trasera se bloquee cuando frenas con ganas o que patine cuando haces los cambios un poco bruscamente.

Otra cosa no tan high-tech pero sí muy conveniente es que las palancas del clutch y el freno son ajustables, por lo cual puedes dejarlas totalmente a tu gusto. Y si de comodidad hablamos, el pasajero estará muy contento, pues el asiento es más grueso que lo habitual. Además, el tanque tiene entradas para las piernas que te permiten “abrazar” la moto, lo cual te hace sentir más en confianza.

Para absorber las imperfecciones del camino, la KTM Duke 250 viene equipada con una horquilla invertida de 43mm en la rueda delantera y un monoamortiguador totalmente ajustable en la trasera, ambos firmados por WP. En cuanto a los frenos, el encargado fue el especialista italiano Brembo, del que colocaron un disco de 300mm al frente y uno de 230 mm atrás; lo malo es que para mantener el precio competitivo, no lleva ABS.


Si bien mucha gente se podría rasgar las vestiduras al saber que es Bajaj la encargada de ensamblar esta moto, lo cierto es que el incuestionable dominio de la Duke 200 en su segmento -que también arma la empresa india-, ha dejado claro que el know how de la firma austríaca basta para crear motos que te dejan sonriendo desde que arrancas hasta que te bajas, independientemente de dónde las ensamblen.

Si quieres estacionarla en tu casa, puedes elegir entre una blanca o una naranja (nuestra favorita) y te la llevas por 79,900 pesos, aproximadamente 15 mil pesos más que la 200, pero 25 mil menos que la 390. Lo cual sin duda hace de la KTM Duke 250 una opción muy atractiva cuyas prestaciones superan a las de la Honda CBR 250R (26 HP y 16.0 lb-pie) o la Yamaha FZ25 (20.6 HP y 14.7 lb-pie), por mencionar un par. Ahora que si tienes muchas ganas de una, aprovecha que hace unos días lanzaron una promoción que deja el precio en 67,900 pesos. ¿Quién dijo yo?

 

Especificaciones

Motor 1 cilindro de 248.8 cc, enfriado por líquido

Potencia 30 HP y 17.7 lb-pie

Transmisión 6 velocidades, por cadena

Suspensión Horquilla invertida y monoamortiguador

Tanque 13.4 litros

Precio 79,900 pesos

 

Comentarios

comentarios