05 Apr Zero DSR 2018, una doble propósito de watts

Si son lectores asiduos del mundo de las motocicletas, seguramente ya han oído hablar de Zero Motorcycles, una marca de motos eléctricas californiana que han transformado el segmento con monturas divertidas de manejar y con un rango bastante decente (uno de las mayores contras de este tipo de motos). Hoy hablaremos de la Zero DSR, la segunda doble propósito de la marca, con más punch que su hermana la DS a secas.

Una de las muchas cosas que nos gustan de Zero es que sus motos lucen bastante bien, nada de líneas raras en el diseño como en algunos autos eléctricos (quitando los Tesla o el BMW i8) o híbridos (Toyota Prius, te estamos hablando a ti). Y la Zero DSR no es la excepción, pues su apariencia es muy en lo que esperas de una moto de su tipo -si no es porque no lleva escape, claro-. De hecho, resulta imponente con la altura de la suspensión y los rines de 17 pulgadas.

Lo más sobresaliente de la Zero DSR es, evidentemente, que no lleva un motor de gasolina. Esto crea una experiencia totalmente nueva de manejo, pues no hace prácticamente ningún sonido. No hay el característico chispazo seguido del rugido del motor. Aquí simplemente abres el switch y aceleras en medio de un silencio casi total. Hay un pequeño zumbido conforme el motor eléctrico gira, pero este queda rápidamente silenciado por el viento cuando aumentas la velocidad.

La batería de iones de litio 14.4kW de la Zero DSR es la más nueva de la marca y si bien la potencia de 70 HP del motor eléctrico no impresiona a nadie, el torque sí que te sacará más de una sonrisa, pues las 116 lb-pie empujan con ganas desde que empiezas a girar la muñeca. Y es que lo más divertido de los motores eléctricos es que no hay curva de potencia, te dan toda la galleta desde el primer momento. ¡Ah! Y tampoco hay transmisión, y por ende tampoco palanca del clutch; ciertamente es algo raro llevar ociosos el pie y la mano izquierdos, pero te acostumbras rápido.

Por supuesto, no todo es miel sobre hojuelas con las motos y coches eléctricos, pues recargar las baterías no es ni de cerca lo rápido que es llenar un tanque de gasolina. Cargar completamente la Zero DSR desde cero toma 9.8 horas, pero este tiempo se puede reducir a “sólo” 2.8 horas si le pones el máximo de cargadores adicionales que te venden.

Esta sigue siendo la mayor crítica a las motos eléctricas, pero hay que ser justos. No se puede comparar peras con manzanas. Por lo mismo, la Zero DSR no es para quien busca una moto para salir a rodar durante horas. La autonomía anunciada por la marca es de 288 km en ciudad, 195 km en carretera a 90 km/h o de 217 km si usas un mix. Por supuesto, al igual que pasa con la gasolina, todo depende de cómo manejes.


La Zero DSR viene con tres modos de manejo: Sport, Eco y Custom, los cuales modifican los parámetros del motor para cambiar el comportamiento de la moto. Los dos primeros hacen honor a su nombre, pues el Sport premia el desempeño sobre la autonomía, mientras que el Eco hace justo lo contrario. El tercero es para que tu lo personalices a tu gusto usando la app de la marca en tu smartphone, la cual dobletea como scanner por si la moto presenta alguna falla.

Lo que sí es un hecho es que si eres como miles de motociclistas que utilizan su moto básicamente para moverse de la casa al trabajo, la Zero DSR es perfecta para ti, pues si vives a menos de 100 km de tu oficina puedes hacer la ida y vuelta con una sola carga. En la noche, la conectas al llegar a casa y por la mañana te vas con el “tanque” lleno. Otra opción es conectarla en la oficina y así tienes pila, literal, para irte a rodar cuando salgas del trabajo.

Zero habla de esta moto como una doble propósito y ciertamente lo es, pues tiene la capacidad para sortear caminos accidentados sin mayor sobresalto -de esos que casi no hay en México aunque estén pavimentados- gracias a una suspensión de horquilla invertida y monoamortiguador con recorridos de casi 18 centímetros en ambos ejes. Para detenerla hay un disco de 320 mm al frente con pinza de doble pistón y uno de 240 mm detrás con pinza de un pistón.

Si bien a bordo de una moto eléctrica tendrás que planear bien tu ruta para no quedarte sin pila en medio de la nada, rodar sin hacer casi ningún ruido en medio del bosque es una experiencia que no tiene precio (bueno sí, porque la Zero DSR cuesta 19,900 dólares, pero entienden lo que queremos decir).

Lo que sí es un hecho es que estamos ante una moto más que funcional para todos aquellos que no hagan recorridos de cientos y cientos de kilómetros, con el plus de que recargar la batería cuesta 11.6 pesos, según Zero, por lo cual a la larga te vas a ahorrar una buena lana en gasolina y la moto prácticamente “se pagará sola”. 

Especificaciones

Motor Eléctrico de flujo radial con 70 HP y 116 lb-pie
Transmisión Contínua
Suspensión Horquilla invertida Showa de 41 mm y amortiguador Showa de 40 mm
Batería 14.4 kW
Peso 144 / 187 kg

Comentarios

comentarios