26 May Urban Helmets BigBore, estilo asequible

El mundo de los cascos para moto es inmenso, pues además de que existen algunos especializados para ciertos estilos (como los off-road), en los “de calle” la variedad es inmensa: abierto, cerrado, modular, etc. Pero uno que vimos recientemente y nos impactó por su derroche de estilo es el Urban Helmets BigBore.

Otro punto que nos encantó del Urban Helmets BigBore es que a pesar de ser un casco retro, su precio es bastante contenido -no como muchos otros que se ven por ahí, que te salen en un ojo de la cara-. Si a eso le sumamos que tiene una apariencia bastante premium, pues ya vamos de gane.

El diseño es el clásico de un casco de carreras, con el hueco de la visera bastante angosto y una quijada alta. Le da un aire al Gringo de Biltwell, pero con unas cuantas curvas y detalles extra que a nuestro parecer hacen al Urban Helmets BigBore mucho más atractivo.

La ventila para la boca, angosta y larga, es bastante parecida a la de otro clásico, el Bell Bullit; por su parte, la visera removible, por su parte, se asemeja a la del Nexx XG100 en el sentido de que se sujeta al casco con dos bandas elásticas con botones de presión. El cierre es con la siempre confiable hebilla doble y tiene la certificación DOT.


El casco está disponible en color dos colores con acabado brillante, negro y blanco, y en dos con acabado medio aperlado/brillantina, negro y azul. El forro interior está  hecho de Alcántara, un tipo de piel que es muy suave al tacto (no se te vaya a rozar tu carita). Hay un par de tiras de imitación piel detrás de la parte central de la visera y en la parte central inferior del casco -que no sirven de mucho, pero se ven muy bien-.

Aunque si de toques de estilo se trata las palmas se las lleva el marco cromado alrededor del hueco de la visera y otro que recorre toda la parte inferior del Urban Helmets BigBore. Arriba de la visera hay cuatro supuestas ventilas circulares con malla, pero parece que están de adorno porque no se siente que entre mucho aire.

Cuando la visera está puesta todo funciona muy bien, pues como lleva un borde de goma que alrededor, sella bastante bien el paso del aire -aunque no es el casco más silencioso-. Sin embargo, la cosa se complica cuando quieres quitar la visera, pues no puedes nada más levantarla, no solo porque es fácil rayarla con las “ventilas”, sino porque el viento la empuja hacia atrás y es algo molesto.

Además, si quieres quitar o poner la visera del Urban Helmets BigBore, tendrás que hacerlo cuando no estés en movimiento, ya que es imposible hacerlo a una mano (y no se trata de jugarle al Juan sin Miedo). Si estás rodando sin visera, más te vale traer unos lentes, pues no hay forma de meter unos goggles para moto en el hueco -¿igual y unos de natación?-.

 

Haciendo un balance final, el Urban Helmets BigBore es un casco que ofrece muchísimo estilo y comodidad a un precio bastante asequible -unos 190 dólares en la tienda de la marca-, por lo cual te recomendamos considerarlo para rodar por la ciudad, más que nada. Ahora que si quieres checar otras opciones, te sugerimos leer la guía que hicimos sobre cómo elegir un casco.

Comentarios

comentarios