17 May BMW F 800 R, una moto pequeña con 90 HP

Hace tiempo que no teníamos nada de BMW en Motorette y a modo de regreso nos tocó una moto que podría considerarse la puerta de entrada a la marca. Sí, ya sé que existe la G 310 R, pero sigo creyendo que a esa moto le falta “corazón” y manejar esta BMW F 800 R me dejó un grato sabor de boca, no solo por su ligereza, sino también por la economía de combustible y comodidad para dos personas.

La cuestión técnica es sencilla, un motor de dos cilindros de 798 cc que desarrolla 90 HP a 8,000 vueltas, los cuales se pueden reducir a casi la mitad (48), por lo que puede ser excelente como primera moto. El par motor es de 64 lb-pie a 5,800 rpm, lo que habla de una buena aceleración. La caja de cambios es de seis velocidades y la transmisión de potencia a la rueda trasera es mediante la siempre confiable cadena.

La electrónica está presente en la BMW F 800 R, y nos ofrece frenos ABS, control de tracción y suspensión electrónica que se pueden regular desde el manubrio. Esto logra una moto equilibrada y con un manejo realmente sencillo. Si bien pesa 202 kg en vacío, estos están repartidos en la parte baja del chasis (el tanque de combustible está debajo del asiento), por lo que el centro de gravedad es bajo. La altura del asiento de 790 mm (puede disminuir a 770 mm o incrementar a 820 mm según el cliente) permite un apoyo de los pies incluso a personas de baja estatura, algo fundamental para crear confianza en tu primera moto.

El manejo

Para este punto debo comenzar con un comentario que espero no se tome a mal, no es misógino, ni que ataque a nadie, es lo que es, y dicho por personas de sus respectivas marcas. Tanto la BMW F 800 R como la Harley-Davidson Sportster son consideradas las motos pensadas y hechas para mujeres, de ahí su manejo y altura que le dan confianza a las chicas y de ahí ya pueden escalar a otras motos de mayor cilindrada o altura.

Este concepto de motos creadas ya hace unos años, hoy se ha hecho más popular debido al interesas de más y más personas en subirse a una moto, pero no a una pesada americana, o una deportiva que acabe con tu espalda. Nuestro presente es más práctico y la BMW F 800 R lo hace muy bien, es como si manejaras una moto de mensajero pero con la respuesta de una 800; con una entrega de potencia suave, que no hará que sientas que te vas a embarrar con el coche de adelante al menor acelerón.

Todo esto es una gran experiencia en el día a día y créanme que la disfruté en el tránsito diario, además de que no acusaba un sobrecalentamiento por ir lento, dándole más puntos a favor para convertirse en una moto para la ciudad. Esto tiene otra gran ventaja y es que muchas veces, cuando adquirimos una moto, pensamos que es sólo para movernos en la ciudad; pero en pocos meses cambiamos de parecer y queremos viajar y conocer.

Si adquirimos una BMW F 800 R como primera moto esta ambivalencia será perfecta ya que el motor de 800 cc, puede salir a carretera a velocidades crucero interesantes mientras vas cómodo. Y esto lo puedo asegurar ya que aproveché la moto para hacer un poco de turismo en pareja, el viaje fue un fin de semana a la Presa Brockman en el Oro, Estado de México, unos 163 km desde la Ciudad de México, con desniveles importantes y circulando principalmente en autopistas.

Desde que me subí a la BMW F 800 R noté la comodidad del asiento, grande y mullido, que se hacía todavía más ancho para el pasajero, por lo que el viaje no fue una tortura. Además, detrás de mi acompañante quedaba espacio gracias a una pequeña parrilla para albergar el top case o en nuestro caso una mochila amarrada, algo que fue realmente práctico y cómodo. Ya con los dos arriba y equipaje pensé que la moto sufriría por el peso pero no fue así, seguía respondiendo muy bien gracias a la entrega del par motor en la parte baja de las revoluciones.

La cuarta marcha fue la que me acompañó en el tramo sinuoso de la salida de la Ciudad de México y en las largas rectas ya me fui hasta la sexta, aunque si quería realizar un rebase bastaba bajar a quinta y la recuperación era evidente. La suspensión en modo Road era más firme, pero no incómoda, ya que no filtraba vibraciones en exceso, los frenos competentes e infatigables con todo y el peso y aunque no tuvimos situaciones de frenadas de pánico, sí se adivina que responden de manera contundente sin hacerte perder el control.

La parte final del trayecto fue una zona sinuosa, con baches y esos infames topes a media curva que me permitieron sentir mucho más el manejo y respuesta del chasis que se hace predictivo con los movimientos del cuerpo. Esto es algo que viajando solos podría aprovecharse mucho más un manejo más deportivo.

La BMW F 800 R fue sin dudas una grata sorpresa en cuanto al equilibrio de valor-precio-comodidad-desempeño. No es una deportiva de emociones puras como podría ser su competencia (aunque no por el motor) la Suzuki GSX-S750, pero aquí es donde llega la pregunta. ¿Para qué quieres tu moto, para moverte en la ciudad y eventualmente salir a carretera o quieres emociones que puedan entrar a una pista de carreras un fin de semana?

El precio de la BMW F 800 R es de 185,000 pesos, no es precisamente accesible pero está en el rango de las motos de esta cilindrada. En cuanto al diseño, me gustaría que tuviera algunos accesorios para hacerla diferente, tal vez como fue la extinta BMW K 1200 R, una moto ruda casi muscle bike, con un toque futurista, algo que no le quedaría nada mal a esta “pequeña” 800.

Texto y fotos: Ricardo Silverio

Especificaciones

Motor 2 cil. en línea de 798 cc, refrigerado por agua

Potencia 90 HP a 8,000 rpm y 64 lb-pie a 5,800 rpm

Transmisión 6 velocidades, por cadena

Suspensión Horquilla invertida y monoamortiguador

Tanque 15 litros

 

 

 

Comentarios

comentarios