10 May IFRD 2018: las mujeres también ruedan ¡y de qué forma!

Este 5 de mayo se llevó a cabo la cuarta edición del International Female Ride Day en la Ciudad de México, un evento que reúne a cientos de mujeres motociclistas con el único fin de pasarla bien, hacer nuevas amistades, fomentar el compañerismo y rodar un rato sintiendo el viento en la cara en el IFRD 2018.

Las reuniones de moteros son algo que tiene tantos años como la misma moto, pero la cosa cambia cuando las pilotos son todas mujeres, algo que comenzó a ocurrir apenas hace poco más de una década. El International Female Ride Day comenzó a celebrarse en 2007 y es una rodada a nivel global cuyo objetivo es subrayar la presencia de las mujeres que andan en moto y scooter. Sin embargo, en México esta celebración tiene apenas cuatro años.


Por supuesto, no se trata nada más de levantar la mano para que el mundo sepa que están aquí para quedarse, sino que el IFRD 2018 también sirve para exhortar a otras mujeres a adoptar la moto como un modo de vida (porque decir un medio de transporte se queda muy lejos de lo que es moverse en dos ruedas).

Con esto en mente, el IFRD 2018 de la Cd. de México se llevó a cabo en dos rutas que reunieron a integrantes de diferentes clubes de motociclistas. Una de ellas fue convocada por Las Marías MC junto con BMW Motorrad y otra por Motoplex Santa Fe. La cita de las primeras fue en la Fuente de las Cibeles, donde más de 200 mujeres motociclistas se reunieron con una combinación de colores y motos de diferentes tamaños y marcas. El destino de este enorme grupo de motociclistas fue el Ajusco, donde una vez que llegaron al restaurante elegido se dieron vuelo con la comida, risas y diversión que caracterizan a las reuniones de moteras.


El otro grupo, de alrededor de 100 motociclistas, se reunió en el Monumento a la Revolución con destino a Santa Fe, por lo cual pudieron rodar por la calle más bonita de la ciudad, Paseo de la Reforma, prácticamente para ellas solas, pues fueron resguardadas por elementos de la SSP. La rodada de poco más de 16 kilómetros del IFRD 2018 ciertamente fue corta, pues la distancia parece reducirse mágicamente cuando ruedas entre amigas y compañeras de pasión.

Motos crucero, scooter, deportivas, doble propósito, alta y baja cilindrada causaron estruendo en una mañana fría; y qué decir de los colores y decoraciones con los que las chicas le daban personalidad a sus máquinas. A esta combinación se sumaba una ecuación más, la edad, ya que había “chicas de todas edades”; lo cual indica que el gusto por el motociclismo no tiene nada que ver con la edad, es cosa de pasión y aventura. Así que anímense, amigas, verán que les gustará.

Comentarios

comentarios