22 Jun Bolt Honda CB750 cafe racer, añadiendo ligereza

En Motorette somos de la idea de que la simpleza es una de las cosas más agradables a la vista y lo comprobamos una vez más ahora que vimos esta impresionante Bolt Honda CB750. Especialmente porque se trata de una moto construida para combinar estilo con comodidad (aplausos al dueño).

Bolt Motor es una empresa valenciana dirigida por Adrián Campos que lleva poco tiempo en el ambiente, pero que claramente tiene argumentos para mantenerse un buen rato. Hasta el momento, Adrián ha realizado quince proyectos, pero la Bolt Honda CB750 fue la octava, por lo cual fue bautizada como Bolt #8, pero no tenemos la menor duda de que este número pronto subirá como la espuma.


La Bolt Honda CB750 es propiedad de Juan Roses, quien junto con Adrián “buscaba una cafe racer limpia con líneas rectas que al mismo tiempo fuera cómoda de manejar”, comenta éste último. Y al ver el producto final está claro que lograron su cometido, pues transformaron una moto bastante equis en una montura que seguro acaparará miradas cuando ruede por Valencia.


Por supuesto, crear la Bolt Honda CB750 no fue fácil, pues los únicos elementos originales que se mantienen son el chasis, motor, rines y horquilla. El tanque de gasolina proviene de una CB750 más vieja (la moto es de 1994), cuyo canal fue modificado para que cupiera en el marco y tuviera un perfil bajo. El colín es una pieza única diseñada digitalmente y después impresa en 3D, algo que nunca habían hecho en Bolt Motor y que claramente representó un desafío.


Las abrazaderas también son nuevas, pues las originales no tenían suficiente espacio para el nuevo tanque. Luego llegaron unos amortiguadores Hagon 40mm más altos que los originales para dejar horizontal la “espalda” de la moto. Como seguramente ya se dieron cuenta, atrás del motor hay un enorme espacio vacío que Adrián diseñó así para balancear la masa del motor (espacio negativo, que le llaman). El manubrio es una parte donde Juan no dio su brazo a torcer y en lugar de los clásicos semimanillares cafe racer hay una barra plana que hace más cómoda esta Honda.

 

En cuanto al desempeño, la Bolt Honda CB750 lleva nueva tubería en el escape y silenciador, carburadores afinados y un servicio completo para dejar esta moto con veinticuatro años en la espalda como recién salida de la agencia. Esto porque Juan prefirió tener una moto confiable que un cohete sobre ruedas, algo con lo que concordamos plenamente. ¿Qué opinan, amigos, les gusta?

Fotos: Mario Rodrigo

 

Comentarios

comentarios