26 Jun Moto Guzzi V7 II Stone, una sobreviviente del pasado

Desde hace un tiempo, el estilo retro ha regresado para quedarse y dominar muchos aspectos del diseño. Y esto también ha creado una revolución en las formas de las motos: estilos scrambler, café racer, bobber y las preparaciones especiales que regresan las Brat, Flat Track y una que otra locura. Ante todo esto, las marcas de motocicletas han comenzado a crear estos productos para sus clientes. Pero para algunas este estilo es algo natural, como Triumph o Moto Guzzi y un claro ejemplo es la Moto Guzzi V7 II Stone, la puerta de entrada a la gama que ofrece un gran equilibrio entre el uso diario y salidas cortas a carretera.


En el presente han proliferado las casas de preparadores de motos que pueden convertir una pequeña moto en una pieza de colección, pero la Moto Guzzi V7 II Stone nos ofrece de serie un estilo marcadamente retro que se nota en muchos detalles. Asiento plano, tanque anguloso, tablero de instrumentos realmente clásico, faro circular y, claro, el motor en V característico de la marca.


La parte alta de la Moto Guzzi V7 II Stone parece “flotante” respecto al apartado mecánico que descansa sobre un mínimo cuadro/chasis; el motor va anclado al cardán por lo que también disfruta de simpleza en el diseño. Tal vez nos gustarían más opciones de rines ya que unos de rayos le quedarían muy bien. Los escapes laterales le dan un buen toque de antaño y no están en la línea de los pies por lo que no nos estaremos quemando en cada semáforo.


Si eres una persona a la que le gusta el estilo clásico al 100%, la Moto Guzzi V7 II Stone es tu mejor opción porque esta simpleza de antaño también la encontramos en el manejo. El manubrio ofrece lo mínimo indispensable: corta corriente, encendido, luces, intermitentes y ya. Por su parte, el tablero ofrece información más clara que sus hermanas de la serie V9, además de ser muy atractivo con elementos análogos e indicadores lumínicos.


El motor que ofrece la Moto Guzzi V7 II Stone es un V-Twin de 744 cc que desarrolla 48 hp y un torque de 44 lb-pie. Cabe destacar que si bien el motor parece un clásico, tiene alimentación por inyección de combustible y la moto cuenta con frenos ABS de serie. Como ya les comentaba, la transferencia de potencia al eje trasero es por medio de cardán y cuenta con una caja de cambios de seis velocidades.


Un punto importante de la Moto Guzzi V7 II Stone es el tamaño contenido, ya que realmente se siente como una moto de menos de 200cc, con la altura del asiento a 790 mm, capacidad de tanque de 21 litros y un peso de 189 kg, que bien podría creerse que es mucho, pero al estar repartido por la zona media/baja la hace realmente maniobrable.


Comencé este texto con el comentario que la Moto Guzzi V7 II Stone es buena para viajes intermedios, aunque eso siempre será relativo según su nivel de locura y búsqueda de aventura, ya que esta moto nos acompañó al Rally Sol a Sol, así que es un hecho que si “aguanta” pero también el piloto deberá estar preparado para no mucha comodidad en distancias largas.


La Moto Guzzi V7 II Stone fue un modelo que me sorprendió por la sencillez de manejo, no es exageración que se sienta como una moto de baja cilindrada y esto es por el peso repartido en la parte baja del conjunto, la altura y de paso el rango de giro de la dirección algo inusual en el segmento. Al igual que sus hermanas mayores, la V7 cuenta con elementos muy suaves de tacto, como el clutch, frenos y palanca de cambios, algo que está muy bien para el uso diario donde no queremos mayores complicaciones.


Al encender la Moto Guzzi V7 II Stone el sonido llama la atención, con un tono “ronco y grave” que se intensifica al acelerar pero sin ser una molestia al pasar unas horas en la moto. Primera velocidad y comienzo a rodar, la aceleración se siente muy suave y lineal, pero al acelerar a fondo es muy apta gracias al cardán, aunque el empuje se siente más en el rango medio de revoluciones por lo que la cuarta y quinta marcha serán las indicadas en ciudad, sexta para carretera y en un manejo dinámico jugaremos en el rango de la tercera y cuarta.


La ruta siguió por ciudad y aquí fue realmente una bendición en el tránsito pesado, ya que se podía maniobrar casi al nivel de una moto de mensajería y esto lo sé porque seguí a uno de ellos. La Moto Guzzi V7 II Stone entra en espacios reducidos gracias a lo esbelto de su figura y la dirección logra giros en un espacio que usualmente solo encontramos en motos doble propósito.


Respecto a los frenos, no le vendría mal un doble disco frontal, pero con lo que trae, un disco en cada rueda, es segura. La posición de manejo es relativamente cómoda, ya que tendremos un tanto encorvada la espalda y los brazos relajados, esto en un tramo citadino no genera mayor problema y hasta es cómodo, pero en carretera el aire nos dará directo en el pecho por lo que el esfuerzo en brazos y cuello se intensificará.


La velocidad máxima que logré en la prueba fue de 140 km/hr y se sentía una pequeña vibración, nada de qué preocuparse pero el efecto está ahí. El consumo de combustible es bajo gracias al trabajo del motor a revoluciones medias y, claro, ayudará mucho tener un manejo conservador.

¿Para qué me sirve la Moto Guzzi V7 II Stone?

La Moto Guzzi V7 II Stone ofrece un diseño realmente atractivo sin necesidad de accesorios, una gran ventaja al no tener que dotarla de más cosas para que se vea “vintage”. Por otra parte, bien podría ser tu primera moto de alta cilindrada o incluso con la que inicies por el simple hecho que el manejo es sencillo. Es ideal para el moverse en la ciudad pero también puedes salir a carretera a emular los viajes café racer, donde no importa mucho la velocidad, sino el trayecto con amigos disfrutando el manejo. Al estilo de la vieja escuela.

 

Especificaciones

Motor V-twin de 744 cc, enfriado por aire

Potencia 48 hp y 44 lb-pie

Transmisión 6 velocidades, por cardán

Suspensión Horquilla de 40 mm y doble amortiguador

Tanque 21 litros

 

Comentarios

comentarios