04 Jul Jasin Motorcycles Honda CB400, totalmente retro

Con tantas motocicletas que se producen cada año, es fácil perderse entre las enemil novedades que aparecen. Pero hay gente como Tomek Jasiński, quien piensa que hay cosas muy interesantes en el pasado, motivo por el cual creó la Jasin Motorcycles Honda CB400, basada en una moto 1978 que personalizó completamente a su gusto.

Para modificar la moto, la idea de Tomek, quien por cierto es el mandamás y mandamenos del taller Jasin Motorcyles -porque es un show de un solo hombre-, era simple: “retro al máximo”. Él se especializa en este tipo de preparaciones, pero ahora decidió llevarla al extremo y, de paso, decidió bautizarla “Barrel of Death”, como el espectáculo de motos donde dan vueltas sobre una pared de madera casi vertical (precursor de la Esfera de la Muerte).


Regresando a la moto, la Jasin Motorcycles Honda CB400, se hizo completamente de cero. “Desarmé la motocicleta hasta el último tornillo y planee cuidadosamente la construcción. Después, limpié todo. Por último, volví a limpiarlo”, comenta Tomek. Una vez que todo estaba como nuevo, Tomek reemplazó el tanque por uno más pequeño que pintó en gris claro con unos vivos en naranja que incluyen, por supuesto, el logo del taller.

El asiento de piel fue hecho de manera artesanal con puntadas naranjas que hacen juego con el tanque. “En algunas partes mezclé dorado, negro y plateado para crear un efecto visual interesante”, comenta Tomek. La Jasin Motorcycles Honda CB400 lleva un manubrio un poco elevado -como de bicicleta- y la salpicadera trasera más pequeña que hemos visto, al cual además es de plástico transparente. De hecho, las cubiertas laterales de aluminio -perforadas y lisas-, así como los escapes, están hechas a mano.


Pero hubo algunas cosas que no pudo hacer de cero si quería que la moto pudiera rodar en la calle (ya ven que en Europa son un poquiiito más estrictos con eso), como el faro o los frenos, que son unos modernos de Honda. Los instrumentos de la también son nuevos, pero esos sí los hizo Tomek. “Hice todo de punta a punta, menos la piel (del asiento). Estoy muy contento con el resultado”.

Fotos: Filip Okopny

 

Comentarios

comentarios