20 Aug BMW R nine T Spezial, para los que quieren más

Si eres de esas personas que siempre quiere algo más con su compra, algo que lo diferencie del resto, o si el grado de personalización lo es todo para ti, la BMW R nine T Spezial, es una gran opción con un nuevo halo de exclusividad.

Creo que hablar de la BMW R nine T, ya como que va sobrando un poco, y no me lo tomen a mal, me refiero a que ya hemos escrito mucho de ella y sus bondades (van unos ejemplos: la Scrambler, la Pure, el concepto Lac Rose, la scrambler de JVB-Moto). Pero en caso de que acabes de salir de una burbuja espacio-temporal, te comentamos que esta moto nació hace ya cinco años, desmarcándose mucho del resto de la gama, ganándose un lugar en el gusto de los clientes por su carácter rudo y estilo retro, no solo en el diseño, ya que también el manejo es muy bronco.

BMW tiene una costumbre de crear muchas variantes a partir de un modelo, algo que se puede ver tanto en los autos como en las motos, y la R nine T no podía ser la excepción. Actualmente encontramos cosas como la Scrambler, Pure (básica), Urban G/S (que pronto les traeremos un reporte de manejo) y la Racer, impactante a la vista, aunque enemiga de tu espalda baja. Por si fuera poco en cada versión existe una gama de personalización, pero ninguna como la de BMW Motorrad Spezial. Algo que la hace única y sumamente cara.

La base

Todas las R nine T son iguales (excepto por la suspensión invertida en la R nine T básica), es decir, este tremendo animal de 222 kg presume un motor bóxer que desarrolla 110 hp y un par motor de 116 Nm, que “patean” que da gusto en la aceleración y recuperación de velocidad.

Darles datos técnicos me da un poco de flojera (los pueden revisar aquí) y es que en esta moto impera la onda de antaño, poca comodidad, mucho estilo y nada de electrónica, bueno, sí nos ofrece frenos ABS -con opción de desconectarlos-. Encender esta moto hace que todos volteen, al igual que al acelerar, pero si te pasas de listo o quieres impresionar puedes salir derrapando. Sientes cada vibración del motor por tus brazos, piernas y te revuelve el cerebro para que te acuerdes que estás vivo.

Manejar la R nine T no es precisamente cómodo o sencillo, pero sin dudas te acostumbrarás, como debes hacerlo si piensas un viaje largo, una dura prueba para tu espalda, piernas y nalgas, ah, y cuidado con las espinillas y las cabezas del motor.

El toque chic

Llegamos a lo que hace más especial a esta moto, el apellido Spezial. La cosa es que los accesorios extras que tiene no son como tal de post venta, sino que así llega de fábrica, e incluso cada elemento está enumerado en la factura y puede entrar en el financiamiento y, claro, están cubiertos por garantía.

Además del tema estético, donde resaltan la pintura y las piezas maquinadas que exudan estilo, existen partes con las que puedes mejorar el desempeño de tu moto, como un escape Akrapovic, haciendo que tu BMW R nine T Spezial sea aún más veloz.

Las piezas tienen un grado artesanal en su manufactura, por lo cual el precio de una BMW R nine T Spezial se puede elevar en casi 70,000 pesos. Sí, la exclusividad cuesta.

Comentarios

comentarios