17 Sep Nuestra Ruta Mezcalera con KTM en Oaxaca – parte 1

En una junta que tuvimos de Motorette para revisar los avances de nuestro #2 de la Revista Impresa, -ya saben la lluvia de ideas e ideas ultra vanguardistas…- repentinamente nos dio de esa sed, de la extraña, y en esa tarde cálida una cerveza cayó muy bien, pero una cosa lleva a la otra y se antojó “un fuerte”, lo que había en la alacena era media botella de mezcal, el cual sabía muy bien y entre la plática salió el ir a conocer el proceso de creación y de paso rodar en la mera mata, Oaxaca. Así que comenzó la planeación.

Al contemplar la ruta, recordé que tengo un conocido que su esposa tiene familia por allá a lo que pensé, le pediré ideas para visitar por allá. Hablé con Balam que me dio muchas opciones vía telefónica, y de repente se quedó en silencio y me dijo “oye, ¿y si mejor vamos con ustedes siguiéndolos en coche?”, mi respuesta corporativa y correcta fue, “órale va”. Con esto teníamos solucionado el hospedaje y guía de la zona, ahora tocaban las motos. Pensé en las típicas doble propósito o incluso una crucero, pero ya chole, queríamos algo distinto y justo esos días KTM México nos ofreció la recién presentada 790 Duke, les comenté nuestro plan y de inmediato se apuntaron y pusieron a nuestra disposición la 1290 GT Super Duke, una combinación extraña, pero interesante.

Ruta Motorette Oaxaca KTM Duke

A comenzar el viaje en la fría mañana con la 1290 Super Duke GT

La idea era salir temprano en el peor día de la semana, lunes, pero con nuestra agenda y con las KTM no se hacía pesado. Dos motocicletas y la camioneta donde irían nuestros magos de la imagen José Luis y Haku, así como nuestro guía mezcalero con su esposa, (Balam y Olivia). La cita era a las 6 am en la salida hacia puebla, pero el típico tránsito citadino impidió esta salida por lo que Mariano y yo seguimos nuestro camino hacia la carretera y nos detuvimos a esperar en una cafetería de la carretera donde teníamos como escenario una impactante imagen del Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Luego de un desayuno ligero y ya todos juntos seguimos, el frío era implacable, pero aguantamos, luego tránsito de nuevo en Puebla y luego vía libre, donde la carretera de Tehuacán a Oaxaca invita a acelerar y a moverte con la moto en cada curva, sensación de libertad a todo lo que da. Obvio nos paramos a tomar algunas fotos de la sierra para luego llegar directamente al mercado de Oaxaca, donde pedimos unas Tlayudas, que hacían que las pizzas familiares se vieran como unas amateurs.

Ruta Motorette Oaxaca KTM Duke

Escenarios que se vuelven lienzos para las KTM, nos teníamos que detener en la carretera.

Durante la comida nos dimos cuenta que nuestra agenda se había ido al carajo por los retrasos que tuvimos con la camioneta en las zonas de tránsito, además la previsión del tiempo era de lluvia era del 80% a las cinco de la tarde y ya eran las tres… así que decidimos que el primer día nos iríamos a donde nos quedaríamos, La Noria de Ortiz, pero pasando por algunos pueblos de artesanías que quedaban en el rumbo, el primero fue Coyotepec, donde puedes encontrar una cantidad impresionante de adornos de todos tamaños creados en Barro Negro, y si no te gusta lo que ves te lo hacen.

Posteriormente fuimos a Tilcajete, un lugar que no pareciera albergar artesanía y pareciera un “pueblo más”, pero desde la entrada comienzas a ver seres fantásticos (no, no habíamos tomado nada), ya que este lugar se especializa en la fabricación de Alebrijes en madera, y muchas casas cuentan con comercios de esta especialidad, así como grafitis multicolores que le dan un gran aspecto. Conocimos el “Taller de Jacobo y María Ángeles”, donde se hacen las piezas de madera (Copál que ellos plantan y cuidan) y luego artistas los pintan con un detalle casi obsesivo.

Ruta Motorette Oaxaca KTM Duke

Un público conocedor de terrenos difíciles, aprueba las KTM

Ya con las pilas medio bajas fuimos hacia La noria de Ortiz, (cabe señalar que de Oaxaca a este punto son apenas 53 km), pero para no hacernos las cosas sencillas, nos cayó una lluvia feroz. Pero aquí comenzó la sorpresa con las Duke de KTM, la estabilidad de ambas fue perfecta con todo y los topes invisibles con la cantidad de agua, obviamente cuentan con control de tracción y evitan derrapes e incluso en la frenada no existió un solo movimiento nervioso, y eso que no íbamos precisamente lentos.

Hace unas semanas estuvimos en la presentación de la 790 Duke en México, y KTM la presume como “el escalpelo”, por la precisión que dicen que tiene, y ¿saben?, si lo es, en carretera brinda una gran confianza sobre todo en el paso por curva, y la ligereza que es uno de sus mayores donde permiten un manejo sensitivo y que no le pide nada a una deportiva 600 cc, de paso la caja con ayuda electrónica te permite hacer cambios ascendentes y descendentes sin el uso del clutch, algo que es muy divertido y apoya la contundente aceleración. Les confieso que en la presentación no pudimos acelerar a todo, pero ahora que no llevábamos “nanas” llegamos hasta los 218 km/h, aunque obvio el nulo apoyo aerodinámico te pega en el pecho.

Ruta Motorette Oaxaca KTM Duke

Hasta el mexicanísimo Xoloitzcuintle se sorprendió con el diseño (y sonido) de las KTM

Mariano se llevó la 1290 Super Duke, que de entrada parece un gran mueble… y bueno lo es, es inmensa, pero no importa ya que las capacidades técnicas del modelo son sobrecogedoras, solo basta decir que ofrece 170 hp y un par motor de 140 Nm, contra los 105 hp y 87 Nm de la 790. Sobra decir que la aceleración la sientes en el cuello y brazos, mientras que el peso y excelente trabajo de chasis permite un paso por curva cómodo y veloz, no por ser una Turismo Deportivo es aburrida y sosa, te hace sentir todo el camino.

El segundo día la verdad no despertamos temprano, y la charla con nuestros anfitriones se alargó sin darnos cuenta por lo que, nuestro plan de ir a zonas mezcaleras reconocidas se fue al caño, pero Don Kiko que estaba desayunando con nosotros nos dijo “los llevaré a Amatengo, Ejutla con Don Lencho, el hace mezcal y su negocio lo hace desde niño ya que su padre se lo inculcó”, la ruta fue relativamente corta. El pueblo era común no había nada en especial, excepto los campos con agaves donde aprovechamos para tomar más imágenes y de paso seguir sorprendidos por el rendimiento de las Duke, y es que KTM “le sabe a las suspensiones” y ambas motos en terracería se comportaron de primera, obvio las vueltas en “U” de la 1290 eran un martirio por el peso y altura, pero nada que no puedas dominar con el tiempo.

Ruta Motorette Oaxaca KTM Duke

Impresionante el arte y trabajo de los alebrijes de Tilcajete, tienes que ir.

Ya por fin con Don Lencho, nos mostró su fábrica y procesos, todo esto entre un aroma de peñas, al final obviamente nos dio unas pruebas, aunque Mariano, José Luis y yo tuvimos que ser muy mesurados ya que íbamos manejando, pero los demás, que fiesta agarraron. Tuvimos que pedir de comer un buen tasajo con tortillas más grandes que nuestra cara, algo simple y exquisito. De regreso nos dimos el tiempo de pasar a hacer unas últimas fotos en una presa de Ejutla, antes de que la lluvia nos volviera a ahuyentar.

Al final nuestros anfitriones nos dieron una gran lección de sencillez y de regresar a lo básico, lejos de las prisas y pretensiones, nos trataron como si siempre nos hubiéramos conocido y la comida que nos ofrecieron fue increíble, por ejemplo el queso que ahí mismo hacían y del cual obviamente trajimos… así como unos cuantos litros de mezcal. Y para mí, esto es el motociclismo, aquel que te hace aventurarte y conocer nuevos lugares que no siempre tienen que ser los destinos turísticos, existen miles de rincones en México donde puedes llegar con una motocicleta, no importando la cilindrada o segmento. La 1290 GT estaba en su elemento, y la 790 resultó ser una delicia en el manejo, aunque el pequeño tanque de combustible nos hacía parar constantemente, mientras que la 1290 consumía aproximadamente medio tanque la 790 se andaba echando un completo.

Como vieron en el título, menciono que es la primera parte, y la segunda cuenta cada momento que vivimos en las motos, los lugares que conocimos con mayor detalle y con las mejores fotos, pero, esa la verán en nuestra revista impresa, así que estén atentos y salgan a rodar muchos kilómetros.

Comentarios

comentarios