11 Oct Honda CB300R y CB1000R, ya están en México

Desde que vimos la versión de pre-producción de la Honda CB1000R Neo Sports Cafe (y su hermana menor de 300cc) en el pasado Salón de Milán, empezamos a especular sobre cuándo llegarían a nuestro país estas atractivas motocicletas (si es que lo hacían, claro está). La buena noticia es que la espera terminó, pues por fin llegaron a México las nuevas Honda CB300R y CB1000R.
La presentación se llevó a cabo este 10 de octubre en el restaurante Las Caballerizas, en el Estado de México, donde las Honda CB300R y CB1000R acapararon todas las miradas. La hermana menor de la familia “neo café sport” está dirigida principalmente a un público joven, aunque también funciona para pilotos de más experiencia que busquen una moto para todos los días. El estilo es algo así como una cruza entre una naked y una café racer, pero lo que es innegable es que resulta muy llamativo. El faro redondo es de LED -al igual que el resto de las luces- y el panel de instrumentos es digital.


El encargado de mover los 142 kilos de la Honda CB300R es un monocilíndrico de 286 cc enfriado por líquido con 31 HP y 20.8 lb-pie. La potencia de esta naked pasa a la rueda trasera mediante una cadena y una transmisión de seis cambios. En cuanto a la suspensión, la CB300R lleva una horquilla invertida de 41mm y un amortiguador en el eje trasero, el cual es ajustable en precarga en cinco posiciones.

La hermana mayor
Si bien seguramente la CB300R será la más vendida, la más interesante es la Honda CB1000R, pues es una moto más potente, equipada y divertida. El motor es un cuatro cilindros de 998 cc con inyección de combustible (heredado de la CBR1000RR Fireblade), al cual le incrementaron la potencia para un total de 143 HP y 75 lb-pie (vs 123 HP y 72 lb-pie). La caja también es de seis cambios, por cadena; y el acelerador es ride-by-wire, gracias a lo cual tiene tres modos de manejo.
Ambas motos comparten un mismo lenguaje de diseño, de hecho son bastante parecidas, aunque claro que los cuatro tubos de escape de la CB1000R te dejan claro que tienes enfrente a la hermana mayor. La cual, por cierto, fue sometida a una estricta dieta para reducir el peso en 12 kilos comparada con la moto que reemplaza, para un total de 213 kilos. El chasis es un bastidor de acero mono-columna de sección rectangular, con una viga central de aluminio para mayor rigidez.



La suspensión delantera de la Honda CB1000R está formada por una horquilla invertida Showa, mientras que la rueda trasera lleva un brazo basculante de un solo amortiguador. Como no podía ser de otra manera en una moto con estas prestaciones, el sistema de frenos es de doble disco con pinzas de 4 pistones adelante y un disco sencillo con pinza de 2 pistones atrás. Por supuesto, lleva ABS.

“Estamos muy emocionados de presentar las nuevas Honda CB300R y CB1000R, que comparten el estilo con la Neo-Sports Café”, dijo Luis Hernández, coordinador nacional de ventas de motos en Honda de México. “Honda sigue comprometida en ofrecer a sus clientes una amplia gama de modelos que ofrezcan un sólido desempeño pero que también tengan además carácter y aprovechen el elemento emocional de la conducción. El motociclismo es un ejercicio de disfrute y con la CB300R ese sentimiento es ahora accesible a un mucho mayor rango de pilotos con el beneficio de un mejor desempeño”.

Las nuevas Honda CB300R y CB1000R se empezarán a vender el 18 de octubre, en colores rojo y negro. Los precios iniciales son de 120,000 pesos para la CB300R y de 270,000 pesos para la CB1000R. ¿Quién dijo yo?

Comentarios

comentarios