16 Oct Intermot 2018: la feria alemana de dos ruedas

Como seguramente saben todos los que leen Motorette, no hay un evento de motocicletas más importante que el afamado e imprescindible EICMA que se celebra todos los años en Milán. Pero existe otro salón un poco menos conocido que también acapara bastantes reflectores: Intermot, la Feria Internacional de Motocicletas, Scooters y Bicicletas eléctricas.

Intermot se lleva a cabo cada dos años en Colonia, en el oeste de Alemania y, desde mi punto de vista, me parece que se trata del segundo salón más importante de las dos ruedas en el mundo. Así que aprovechando que andábamos por esos rumbos, era obvio que no nos íbamos a perder la oportunidad de ir y de paso, recetarnos unas buenas cervezas alemanas (pretextos nunca faltan).

Suzuki Katana


El lugar es enorme, algo mucho mayor al Autoshow de Ginebra y casi tan grande como los salones de París o Detroit, que para darnos una idea, éste último tiene una superficie de más de 65,000m2 de exhibiciones (unas 13 canchas profesionales de futbol). Perdonen mis referencias automotrices, pero no puedo negar mi origen…

Regresando al evento, BMW Motorrad aprovechó para presentar nada menos que la nueva R 1250 GS (y también la RT, pero la estrella era claramente la doble propósito). Ducati no perdió la oportunidad de presumirnos las más recientes versiones de sus Scrambler (Cafe Racer, Desert Sled y Full Throttle). Indian mostró por primera vez en sociedad la tan esperada FTR 1200, Suzuki llevó la nueva Katana; Moto Guzzi la doble propósito V85 TT y Triumph presumió la ya actualizada Street Twin. Con todo lo anterior, queda claro que el Intermot tiene una pesada importancia en este negocio.

Moto Guzzi V85 TT


Más allá del tamaño del lugar, los debuts y la importancia del evento, me llamó la atención ver cómo son los motociclistas alemanes. Como también pasa en México, es clara la distinción entre los pisteros, los cafe racers, los doble propósito, los harleros, etc. La gran diferencia que que en Colonia vimos mucho más mujeres: chicas, grandes, jóvenes y no tanto. Obviamente, también todas las edecanes alemanas que puedas imaginar.

Indian FTR 1200


Además de lo anterior, en toda la expo rolan grandes cantidades de cerveza (estábamos en pleno Oktoberfest) y pretzels. Sin embargo, nunca vi un sólo desfiguro, lo cual me deja claro que o bien los germanos se miden muy bien al tomar o de plano aguantan muy bien el alcohol.

Triumph Street Twin


Luego de vivir este Intermot, tengo que reconocer que mis amados autoshows no le llegan ni a los talones a sus similares de motos. El ambiente festivo y la hermandad que se respira entorno a las dos ruedas, es inigualable. Simplemente, nada que ver con la tan marcada pose que se respira en cualquier autoshow. Punto para las motos.


Fotos y texto: RodrigoFischer18 de #Rin18

Comentarios

comentarios