08 Nov Husqvarna Svartpilen 701, la que faltaba

Como ya se esperaba, este año Husqvarna llevó al EICMA una nueva moto con la que aumentan a cuatro los modelos de calle de su portafolio: la Husqvarna Svartpilen 701. Esta máquina es la hermana mayor de la Svartpilen 401 y prima de las Vitpilen 701 y 401 (checa cómo nos fue con ésta última durante una prueba de varias semanas).

Desde que aparecieron como motos concepto hace un par de años, las “flechas” de Husqvarna se posicionaron como algunas de las motos más atractivas de los últimos tiempos. Si bien hay mucha gente que piensa en ella como una scrambler, la marca no ha querido encasillar la Husqvarna Svartpilen 701 en ninguna categoría. Su idea es que quien la maneje sea el que decida qué adjetivo ponerle.

Como era de esperarse, la Husqvarna Svartpilen 701 comparte muchos elementos con la Vitpilen 701 -que a su vez provienen de la KTM 690 Duke (la firma austríaca es dueña de la sueca)-. Esto quiere decir que el motor es un monocilíndrico de 692 cc con una potencia de 75 HP y 53 lb-pie de torque, galleta más que suficiente para pasártela muy bien.

La posición de manejo no es tan agresiva como en las Vitpilen, pero es lo suficientemente adelantada para quedar bien montado sobre la moto para cuando quieras pisarle. El chasís es el mismo que el de la KTM, porque ¿para qué arreglar algo si no está roto? La verdad es que se porta excelente, como pudimos comprobar cuando manejamos la Vitpilen 701.


Aires de flat-track

En cuanto a suspensiones, tiene una horquilla invertida WP de 43mm y un monoamortiguador, ambas totalmente ajustables y que sin duda serán suficientes para lidiar con los obstáculos citadinos gracias a un recorrido de 150mm -a pesar de que ahora los rines son de cinco brazos y no de rayos, como en la 401-. Porque si bien esta moto está inspirada en las de flat-track, lo más probable es que la Husqvarna Svartpilen 701 viva en el asfalto y, cuando mucho, salga a una terracería leve una vez al año.

Los frenos son de Brembo, con un disco de 320mm con pinza de cuatro pistones al frente y uno de 240mm con pinza de dos detrás, los cuales trabajan con un sistema ABS para evitar que las ruedas se bloqueen durante una frenada de pánico. Otros toques de tecnología los ponen el acelerador ride-by-wire y el clutch anti rebote. En Husqvarna dicen que prefieren dejar una experiencia de manejo más pura, por eso no viene retacada de ayudas electrónicas.


Lo más probable es que la espectacular Husqvarna Svartpilen 701 llegue a México en el primer o segundo trimestres del próximo año y, tras ver el éxito de ventas que ha sido la 401, le auguramos solo cosas buenas. Aún no hay un precio oficial, pero debe ser similar al de la Vitpilen 701, que ronda los 209 mil pesos.

Comentarios

comentarios