11 Jun 2Ride TDF-53Z: eBike para las urbes

Para quienes vivimos en la Ciudad de México, asfixiados por tanta contingencia ambiental, pensar en maneras alternativas de transportarnos está dejando de ser una “moda” de hipsters o ecologistas y se está convirtiendo en una necesidad que nos atañe a todos.

Por un lado, tenemos la opción de comprar autos eléctricos sin embargo, los precios siguen siendo prohibitivos y aunque resuelven muy bien el tema de la contaminación, no lo hacen con otro tema fundamental: el tráfico y las horas que pasas arriba de él. Es aquí en donde, por otro lado, entran las motocicletas y más las eléctricas, que se encuentran a precios totalmente accesibles. Te dejamos aquí la prueba de la VMoto V 110L.

Para quienes recorren menos de 10km de su casa al trabajo hay otro medio de transporte más eficaz, un híbrido que toma lo mejor de las motocicletas y las bicicletas y lo fusiona en un novedoso y práctico vehículo: la bicicleta eléctrica. “No tengo condición”, “no puedo llegar sudado al trabajo”, “hay muchas subidas en mi camino”… son algunos de los motivos más recurrentes que me dan amigos y conocidos a los que trato de convencer de que los 5km que separan su casa del trabajo se hacen mucho más rápido en bici que en auto, sobre todo a las 8:45 de la mañana o en un viernes de quincena. Pero ellos tienen razón, lo que dicen son motivos suficientes para no usar una bici. ¿Quién querría llegar sudado al trabajo? Además de estar incómodos, probablemente terminarían incomodando a sus compañeros.

Quizá algunos me llamarían loco si les dijera que ahora es posible llegar pedaleando sin sudar, o al menos sin sudar tanto gracias a la tecnologia de las bicis eléctricas o eBikes. No sólo eso sino que además lo podemos hacer con estilo.

Al principio fui bastante escéptico con estas bicis; ¿por qué querría una bici con motor en la cual tengo que seguir pedaleando?, ¿no son acaso bicicletas para flojos? Sin embargo, debo decir que desde la primera vez que monté una me enamoré. Es un vehículo moderno y muy versátil, puedo ir con el motor si no quiero sudar nada para ir a trabajar y de regreso pedalear, o bien, usar el modo mixto que me permite pedalear tranquilamente e ir muy rápido. No por nada ahora hay más de dos y medio millones de eBikes rodando en Alemania.

eBike

 

Opciones en México
Afortunadamente, en México hay una amplia gama de modelos a escoger y a precios muy competitivos (más barato que en Europa). La marca 2Ride, por ejemplo, nos ofrece desde bicis plegables hasta bicis de montaña. En esta ocasión probamos el modelo clásico: la TDF-53Z, una bici ideal para la ciudad, muy cómoda y con un estilo que recuerda a las bicicletas que circulan en las ciudades europeas.

La TDF-53Z tiene tres velocidades internas (de buje) Shimano Nexace, y la ventaja de este tipo de cambios es que no es necesario pedalear para pasar a la siguiente velocidad y el cambio es mucho más suave, además de que fallan menos que las convencionales. El discreto motor eléctrico de 250w se encuentra en la masa del eje delantero y permite desarrollar una velocidad máxima de 30km/h. Es alimentado por una batería de Litio 36VX10Ah ubicada en la parte trasera, bajo la parrilla, y le brinda una autonomía de hasta 50km.

Cuenta también con una pantalla que además de velocímetro y odómetro, nos brinda información de la carga de la batería e incluso de las calorías que hemos quemado en nuestro viaje. La pantalla tiene luz que permite visualizar todos estos elementos cuando pedaleamos en la noche.

El diseño clásico de la bici tiene cuidados detalles como el asiento Velo y sus puños de piel que hacen juego con las llantas del mismo color café y le brindan no sólo una estética retro sino también de buena calidad.

Primeras impresiones

Si bien al principio descontrola lo fácil que es alcanzar una buena velocidad sin el menor esfuerzo, al poco tiempo te acostumbras a esa asistencia del motor y la terminas amando. Se siente como si te empujaran justo cuando lo necesitas. La bicicleta tiene tres modos: uno de motor apagado, otro de motor eléctrico donde la eBike se transforma básicamente en una moto lenta y el de asistencia. Este último modo va a ser el más útil para la mayoría de los usuarios por la velocidad que brinda la combinación de fuerza humana y eléctrica, con el plus de que recargas la batería mientras pedaleas, lo cual te da más rendimiento y es más sustentable aún.

Después de recoger la bici, comencé mi viaje en modo asistencia y en una subida. La TDF-53Z lo hizo muy bien, y la asistencia del motor me permitió ir bastante relajado; ascender la cuesta fue tan sencillo como pedalear en plano. ¡Se acabó el sufrimiento en las subidas! Después vino una bajada y aunque el límite de la bici es de 30km/h, la realidad es que entre el pedaleo y la gravedad pude ir a unos 15km/h más. Me sorprendió que en plano no se puede ir a más de 30km/h. Aunque tus piernas tengan más fuerza para pedalear y te sientas candidato a competir en el Tour de Francia, las relaciones no te permitirán ir más rápido. Concluí, en este sentido, que no valía la pena pedalear duro pues haciéndolo un poco más relajado mantenía la misma velocidad. Claro que si se trata de quemar grasa siempre está la opción de apagar el motor.

En el tráfico esta bici también demostró virtudes: es más fácil pasar entre los autos que con una moto, además de que el torque del motor eléctrico da un impulso para arrancar incluso más rápido que algunas motonetas y autos, dando oportunidad a que te vean los que van a dar vuelta. Fue muy extraño ir pisándole los talones a las motonetas mientras arrancábamos en el tráfico.

También usé los carriles confinados de trolebuses y en primera me sorprendió que ahora te respetan mucho más que décadas atrás. Están conscientes de que es un carril compartido y no te van aventando la “lámina”. Aún así y con la bici en modo de asistencia eléctrica, llevaba tal ritmo que fui dejando atrás a los trolebuses, ya que van parando continuamente.

En algún momento anocheció pero no fue problema, pues la bici viene equipada con luces trasera y delantera. También me sorprendió la lluvia y si bien regresé mojado -pues no cargaba un impermeable-, la bici, batería y motor no tuvieron ningún problema. Están preparados para las inclemencias del tiempo.

Estuve usando 2Ride TDF-53Z en modo de asistencia varios días sin necesidad de recargar la batería en desplazamientos de menos de 10 km diarios. Entre mayor fuera el nivel de asistencia menos se recargaba al pedalear, por lo que si quería ahorrar o regenerar batería valía la pena no tener la asistencia al máximo. Cuando decidí usarla en modo totalmente eléctrico, la batería rindió mucho menos por lo que había que recargarla en casa cada día pero me permitió ir y venir en la ciudad sin problema.

Resumiendo, esta bici resulta ideal para quienes buscan una eBike urbana, quienes regularmente acostumbran recorridos de hasta 10km, sin importar que sean de subida pero eso sí, en ciudad. Sin embargo, si eres de los que les gusta pedalear rápido, salir al campo o cortar camino por terracerías, escaleras y demás obstáculos, o recorrer distancias de más de 10km, tal vez debas considerar otros de los modelos de montaña y con más cambios que 2ride también ofrece.

eBike

 

Lo mejor de dos mundos

A diferencia de las motocicletas, con esta bici eléctrica puedes circular en ciclopistas o como lo hice, en carriles confinados con trolebuses. También puedes cruzar algunos parques sin tener que desmontar, con lo que puedes cortar camino y llegar más rápido a tu destino. Por si fueran pocas estas ventajas, no verificas, ni tienes que emplacar. ¡Circulas diario! Y si bien una motoneta te da lo doble de velocidad, con tráfico y límites de 50km/h, la realidad es que 30km/h resultan más que suficientes para desplazarte por la ciudad.

Y si de plano un día no quieres pedalear, puedes no hacerlo y dejar que el motor eléctrico te lleve como una moto. Claro, la batería se desgastará mucho más rápido pero siempre puedes recargarla durante tu jornada laboral o mientras tomas un café.

A la hora de buscar donde estacionarse, resulta también una maravilla ya que a diferencia de una motocicleta, esta bici la puedes meter fácilmente a tu casa, incluso si es un departamento en algún tercer piso y no tienes elevador. Lo mismo ocurre en tu oficina, seguro encontrarás un lugar donde ponerla o donde dejarla amarrada sólo llevando contigo la batería, que es básicamente la parte más cara de la bici. Así te olvidas de estacionamientos y pensiones.

Cultura vial

Sé que muchos aún tienen serias preocupaciones para usar una bici en la caótica Ciudad de México y otras urbes, pero hay que decir que la cultura vial al respecto ha mejorado mucho. Ahora hay más carriles para bici que hace diez años, los conductores están más conscientes y bueno, el resto de la seguridad también es nuestra responsabilidad: respetar los sentidos y semáforos, respetar al peatón, no usar el celular ni audífonos, utilizar casco, luces y reflejantes y recordar que los automovilistas tienen puntos ciegos es fundamental para un recorrido seguro. Siempre habrá riesgo pero tomando las precauciones pertinentes, un recorrido en bicicleta puede ser tan seguro como usar medios de transporte convencionales.

Especificaciones

Motor eléctrico de 250W

Batería Litio 36VX10Ah extraíble, con llave de seguridad

Cuadro de aleación de aluminio

Cambios 3 velocidades, Shimano Nexave

Llantas de 26 pulgadas

Frenos V-Brakes Promax

Suspensión delantera Zoom 550

Display digital

Canastilla trasera porta bultos

Cargador de voltaje 110V ~ 240V AC

Peso 25 kilogramos

Peso bateria 5.1 kilogramos

Tiempo de carga 2-3 horas

Peso máximo 100 kilogramos

Velocidad máxima 30 km/h

Autonomía en ciudad de 50 kilómetros

Aceleración, asistencia y acelerador de 5 rangos de potencia

Salpicaderas de metal al color del cuadro.

Precio $23,600.00 y 2Ride cuenta con opciones de financiamiento. También está la opción de comprar un seguro contra robo al momento de la compra.

Texto y fotos: José Luis Ruiz

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share