03 Jun Triumph Thruxton: una auténtica Café Racer

La historia de Triumph comenzó a finales del siglo XIX, cuando el empresario alemán Siegfried Bettmann llegó a Inglaterra procedente de Nuremberg. Dedicado inicialmente a la venta de máquinas de coser, Bettmann quedó impresionado por la pasión que despertaban las bicicletas en la Gran Bretaña victoriana y decidió crear una marca propia.

Al principio, Bettmann compraba bicicletas al fabricante William Andrews de Birminghan y las vendía con el nombre de Triumph, que eligió porque sabía que todos lo entenderían. En 1887, dos años después de haber fundado su empresa, Bettmann se asoció con Mauritz Schulte, también procedente de Nuremberg. Ambos decidieron que el futuro estaba en la fabricación de sus propias máquinas, y por ello Schulte buscó instalaciones adecuadas en Coventry, donde comenzó la producción en 1889. Hacia finales del siglo, cuando el motor de combustión interna comenzaba a extenderse, la entrada en la producción de motocicletas se presentó como el siguiente paso lógico para Triumph Cycle Co.

Las motos de Triumph ya habían demostrado ser viables  y en 1910 se introdujo un nuevo avance para que montar una Triumph fuera más fácil: el motor libre. Con este dispositivo,  el motor podía arrancarse con la moto sobre su pata de apoyo, utilizando los pedales en lugar de tener que arrancarla empujando o pedaleando durante varios metros metros.

En el momento de estallar la Primera Guerra Mundial, el ‘Tipo A’, nombre con el que se la había bautizado al primer modelo de 550cc y una potencia de 4Hp, fue la primera motocicleta que el Gobierno británico pedía a Triumph con el fin de equipar a los motoristas del servicio de comunicaciones del Ejército que estaban en el frente. La Triumph Type H entró en servicio a partir de 1914, ganándose el sobrenombre The Trusty (la Infalible). Sin embargo, la década terminó con una nota amarga, ya que Schulte abandonó Triumph en 1919 por malos entendidos con Bettmann para diversificar la capacidad de producción de la empresa.

Los años 50 fueron una época dorada para Triumph, aunque la década empezó con la venta de la empresa a sus competidores de BSA. Aun así, Triumph continuó funcionando como independiente y en 1953 llegó una nueva generación de motos, abanderada por la OHV Terrier de 149cc. Un año más tarde apareció la Tiger Cub de 199cc que resultó muy popular. Ese mismo año tuvo lugar la introducción de la Tiger 110, que era esencialmente una versión deportiva de la bicilíndrica Thunderbird de 649cc, con un basculante para la suspensión trasera y un freno delantero más potente.

 

En la actualidad: Triumph Thruxton

Después de este breviario con la historia de Triumph, entremos en materia con una de las motos más hermosas de la marca inglesa: la Thruxton. Se trata de una auténtica café-racer, salida de una película de los años 50 y que invita a adoptar el look y actitud de aquella época: unos jeans, chamarra y guantes de cuero y un casco abierto con goggles. La parte mecánica está cubierta de cromo y llaman la atención el fairing, el depósito de gasolina con forma de lágrima, las tapas laterales del tanque, un colín redondeado que se desmonta y convierte el asiento sencillo en un biplaza y los retrovisores, que se anclan en los extremos del manillar. Se ven bien pero son poco prácticos. El cuadro de instrumentos está compuesto por dos clásicos relojes analógicos con fondo  blanco pero en el izquierdo hay una pantallita digital con el odómetro, dos cuenta kilómetros y reloj.

El conjunto del motor y la caja es armónico, el corazón bicilíndrico en paralelo de 865cc refrigerado por aire desarrolla 69Hp y un par motor de 69Nm. El detalle que más nos gustó tiene que ver con los dos carburadores, que son de verdad pero no funcionan es decir, están vacíos y en su interior se aloja un moderno sistema de inyección electrónica. Incluso tiene el choke manual en el carburador izquierdo para que la sensación siga siendo perfecta.

La posición de manejo es de una moto clásica, no vas con la moto sino sobre ella. El cuerpo va echado hacia adelante y las piernas hacia atrás; el manillar es de una pieza, muy bajo, alejado, estrecho y cerrado de las puntas. Definitivamente no es una motocicleta para uso diario, ni para viajar ni ser el más rápido pero mientras esperas la luz verde en los semáforos, te sientes el centro de la atención; el sonido de sus escapes es ronco, muy ronco… y si te lo propones vas a regresar feliz a casa. Eso sí, completamente exhausto.

No cabe duda de que esta Thruxton pasará a la historia como una de las motocicletas más hermosas de la marca Triumph y, aunque las nuevas clásicas enfriadas -finalmente- por líquido con motores de 1200cc, frenos ABS, controles de tracción, suspensiones y frenos más modernos ya llegaron, en Motorette.mx siempre nos dará gusto recordar de dónde se forjó esta leyenda.

Especificaciones

Motor bicilíndrico en paralelo de 865cc, enfriado por aire, 4 tiempos con 69Hp y 69Nm

Transmisión de 5 velocidades, Cadena

Suspensión delantera de horquilla Kayaba regulable en precarga y trasera de doble amortiguador ajustable en precarga

Frenos delanteros de disco con pinza flotante de dos pistones y trasero de disco con pinza flotante

Peso 205Kg

Tanque de combustible de 16 litros

Precio: $166,099

www.triumphmotorcycles.mx

Fotos: José Luis Ruiz

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share