03 May #EnVespaMX o ¿Cómo se llama tu maestra de Yoga?

Muchos de ustedes pensarán que el título de esta nota no tiene nada que ver con la mítica Vespa o que es un error; sin embargo, quienes asistimos al 8º Encuentro Nacional Vespa México del Vespa Club México, recordarán la tarde del sábado 29 de abril como una de las más “acústicas” de sus vidas.

Pero bueno, la verdad es que fue un festejo del día del niño diferente a los que había tenido en mis 36 años de vida, ya que en esta ocasión viajé a la ciudad de la eterna primavera, Cuernavaca, gracias a Motoplex y Vespa, una de sus cuatro marcas de motocicletas (Aprilia, Piaggio, Moto Guzzi y Vespa) para ser parte de este encuentro anual y vivir de cerca el estilo de vida del icónico y colorido scooter.

Todo comenzó el viernes 28, con una rodada de 40km aproximadamente, de la ciclopista de Vistahermosa, en Cuernavaca, a Tepoztlán, reuniendo a más de 100 Vespas de todas las épocas y modelos que llenaron de alegría el centro del pueblo mágico. Un par de horas después seguimos la rodada al rancho La Morada de los Caballos, a 15km del Tepozteco. Ahí pasamos el día formando parte de los diferentes clubes, conociendo a varias figuras dentro de la escena, tiendas de ropa y accesorios, talleres como el de nuestros amigos de Vespatitlán y sus creaciones; bandas de rock (de aquí la anécdota de la maestra de yoga y Malmalario); foodtrucks y muchas Vespas de todos los años y modelos.

 

El sábado 29, después de la fiesta del día anterior, partimos del Jardín etnobotánico de Acapantzingo a la Morelense, en el pueblo de Tetecala, a unos 50km aproximadamente. Aquí la rodada incluyó tramos de autopista y carreteras federales, pueblitos y terracerías. El lugar, cabe destacar, que era espectacular: instalaciones, jardines, feria de productos, y más, superaron por mucho al día anterior. La diversión la puso el concurso #Vespacito, donde muchos conductores mostraron sus habilidades manejando lo más lento posible sin salirse de sus carriles. Música del DJ, consurso de Vespas, artistas gráficos interviniendo algunos cascos, hamburguesas, aguas de sabores y muchas cervezas nos dejaron a todos felices bajo los 35ºC con los que Morelos vive constantemente.

El domingo 30 siguió la celebración, aunque nosotros volvimos a la ciudad de México para festejar a nuestros hijos en el día del niño. Obviamente para mí, pasar dos días recorriendo el estado de Morelos en una Vespa, con algunos amigos, rodeado de verdaderos fanáticos Vespistas (pude ver muchas Vespas tatuadas y scooters con infinidad de equipo adicional), fue un regalo que no olvidaré y del cual me contagié por completo. Y si en el pasado una Vespa se me hacía poco práctica para viajar, el día de hoy quiero una GTS300 y la iré a comprar con mis amigos de Motoplex, quienes amablemente nos pusieron toda la gama para probarlas: la Clásica, Primavera, Sprint y GTS300. Todas nos encantaron y las recomendamos ampliamente; sus precios van desde los $68,500 hasta los $148,500 pero valen cada centavo, ya que encontramos frenos ABS, control de tracción, inyección electrónica, buen espacio para guardar nuestros objetos y una imagen que no te la da otro vehículo de dos ruedas.

Definitivamente fue un evento perfectamente bien organizado por los clubes y autoridades del estado, quienes en todo momento nos dirigieron y protegieron, señalizando la ruta, abriéndonos paso a los “peregrinos”, apoyando a quienes sufrieron desperfectos y me atrevo a decir que todo salió muy bien. El próximo año, la novena edición será en Tijuana, así que desde hoy comenzaré a prepararme para ir de la CDMX a Baja California en una 300GTS.

Conoce más de ellas en: www.motoplexzapata.mx y no te pierdas nuestra galería aquí

Comentarios

comentarios