19 Nov Droog Moto Kawasaki Z1000, apocalipsis ahora

Últimamente, el mundo de las dos ruedas ha estado súper movido, por lo cual nos hemos enfocado en traerles las novedades más recientes (como la Yamaha Ténéré 700, la Norton Atlas, la KTM 790 Adventure, la Husqvarna Svartpilen 701 o la Harley-Davidson LiveWire, por mencionar algunas). Por eso, habíamos estado un poco desconectados de las motos customizadas, pero hoy lo vamos a remediar con la Droog Moto Kawasaki Z1000.

Basta echarle un vistazo a esta moto para darte cuenta que el cerebro detrás de ella (los cerebros, mejor dicho, pues Droog Moto está conformada por los esposos Max y Erica Droog), tienen un gusto por las motos súper rudas, esas que parecen listas para enfrentar un apocalipsis zombie -tan de moda en estos días-.

El proceso creativo y de construcción de la Droog Moto Kawasaki Z1000, y de todas sus motos, es bastante sui generis, por decir lo menos. Básicamente, lo que hacen es desarmar la moto y, a partir de ahí, dejar que la musa los inspire para comenzar a construirlas. No hay planos o bocetos previos, prácticamente construyen de oído (o a la buena de Dios, si prefieren).

“Nuestras motos más recientes han sido máquinas agresivas,  Por lo cual estamos siguiendo esta línea. No nos gusta categorizar nuestro trabajo en los típicos estilos scrambler, brat, café racer, etc… nos gusta que las motos sean su propia creación, con una sensación más de ciencia ficción”, comentó Max.

Sci-Fi

La Droog Moto Kawasaki Z1000, cuyo nombre clave es DM-014, tiene una apariencia que es todo menos estilizada, pues las líneas que forman el carenado de aluminio tienen cortes y ángulos muy marcados. De hecho, la “carcasa” del faro es un cuadrado de lámina con algunas perforaciones que dejan pasar la luz de unos LEDs. No tenemos claro si iluminan bien el camino, pero se ven bastante agresivos.

Las llantas, gordas y con tacos, son otro añadido que, honestamente, no a todo el mundo le gusta por las sensaciones de manejo que otorgan (incluido yo). Pero como dice Max, “don’t deny it ‘till you try it” (pruébalo antes de rechazarlo). Eso sí, los rines sólidos se ven bastante pesados, lo cual debe hacer algo más complicado frenar la moto.

Si les late la Droog Moto Kawasaki Z1000, pueden llevársela a su casa por “solo” 20 mil dólares. Sí, es una muy buena lana, pero es una moto sin igual, porque en Droog Moto solo hacen un ejemplar de cada una.

Fotos: Droog Moto.

Comentarios

comentarios