13 Nov Husqvarna Vitpilen 401, nuestra conclusión

Sí, lo sabemos, tardamos más de la cuenta en traerte esta conclusión, pero hemos tenido mucha información y presentaciones y la Husqvarna Vitpilen 401 merece darle un tiempo solo para ella, y de hecho nos reunimos las personas que opinamos sobre esta moto en una tarde de mezcales donde la información fluyó, tanto como dicha bebida espirituosa.

Les recuerdo que la moto la trajimos un mes, la primera semana le tocó a Pablo Olavarrieta, que tiene experiencia con motos de baja cilindrada ya que es el mejor medio para moverse en “su natal” San Miguel de Allende, lugar lleno de calles adoquinadas y transito que no le pide nada al de la Ciudad de México.

La segunda semana fue para José Luis Ruiz, Director de Arte de Motorette, un tipo que se mueve en la ciudad para realizar sesiones de fotos y buscando nuevas locaciones. La tercera semana Gilberto Figueroa, un colaborador al que le encanta hacer recorridos de muchos kilómetros en un día y trabaja principalmente en diversos puntos de la ciudad. Por último, este humilde pica teclas que para ustedes escribe, y al que le tocó salir a carretera.

Estos cuatro personajes que les señalo ya pertenecemos al segmento de los “adultos contemporáneos”, con algunos años a cuestas manejando motos, por lo que sin duda fue un reto, una moto muy física hablando del manejo, que definitivamente no es sencilla de conducir por la posición del conductor, pero como dicen por ahí, a todo te puedes acostumbrar… menos a no comer.

Hablar del diseño ya sobra demasiado a estas alturas, de hecho hace unos días presentaron la nueva Husqvarna Svartpilen 701 en Milán, la “scrambler” de media cilindrada y de la que luego hablaremos más a detalle. Lo que es un hecho es que atrapa la mirada de todas las personas que la ven pasar; incluso no importa el género o si les gustan las motos, y esto lo constaté un día en la calle cuando una agradable señora de avanzada edad se me acercó para decirme: “que bonita se ve su moto, joven” (joven, pues no tanto). Si lo que buscas es llamar la atención o tienes problemas de autoestima, sin dudas necesitas esta Husqvarna Vitpilen 401.

Por otra parte el apartado mecánico pareciera limitado, un motor de 373 cc que desarrolla 44 hp y un par motor de 37 Nm, pero ¿saben?, no lo es, y les puedo decir que es la moto de “400 cc” más potente que he manejado, claro, haciendo a un lado a las de corte deportivo. La aceleración es poderosa y la recuperación de velocidad también te permite ir jugando con los cambios, y un rebase en carretera lo hace sin problemas.

 

El trabajo del chasis se hereda totalmente de la gama de motos KTM, es por esto que se siente como una moto más grande por su desempeño; los frenos también son potentes y seguros, en fin, mecánicamente es un portento de diseño y función.

El manejo dinámico, es decir, el curveo, es sencillo, ya que la moto no pesa mucho: 148 kg en vacío, los cuales permiten que muevas el cuerpo para acompañar la curva, y el sentir tan alto y adelantado no deja de ser extraño. Algo que no me hizo muy feliz fue el alto consumo de combustible. Claro, el rango de revoluciones para mantenerla viva debía ser alto.

Además, debo decirles que esta Vitpilen 401 nos la prestaron con apenas 5 km en el odómetro, así que nos tocó asentarla; por otro lado,  estaba gobernada en cuanto a revoluciones y aun así pude llegar hasta los 140 km/h, -y tenía para más-. Posteriormente se nos informó que puede llegar hasta los 160 km/h, algo muy respetable para esta pequeña moto.

Pero…

Sí, aquí viene el “recochino Pero”, la moto tiene un pecado, al cual o te acostumbras o mejor te compras la Svartpilen 401, y es que la posición de manejo en ataque te avienta el cuerpo al frente y el periodo para acostumbrarse es largo. Por ende, tu espalda alta, brazos, muñecas y manos sufrirán, además de que en una frenada de pánico, sentirás que le das un beso a la llanta delantera.

Justo esto fue el comentario en el que los cuatro individuos -mezcaleando- coincidimos, siendo más extremo para José Luis y Gilberto, que señalaron que ya no están para estos trotes, (que feo es llegar a su edad). Mientras que Pablo y yo, con un poco menos de años, nos medio acostumbramos. Además de esto, la altura del asiento es considerable, teniendo en cuenta que es una moto pequeña, alcanza los 835 mm, yo mido 1.76 m y me paraba de puntas al estar bien sentado. Esto puede restar comodidad o confianza si es tu primera moto, aunque al igual que la posición de manejo, te puedes acostumbrar.

Por otra parte, un ligero cambio modificaría todo, y es que si elevaras un poco el manillar (como en la Svartpilen) se volvería más cómoda, aunque cambiaría el look del conjunto, Esto por comodidad podría ser mejor, ya que al final es la misma moto y la gente verá el excelente conjunto de diseño/piloto y no si el manillar está dos pulgadas arriba.

Los cuatro nos divertimos y mucho, soñamos con ese motor en otras motos del segmento que no andan tan bien como esta Husqvarna Vitpilen 401. Sin duda es una de las mejores opciones del mercado de entrada al mundillo de las motos por todo el conjunto, aunque tanta belleza te cobrará un precio: o te ejercitas en el GYM, te fortaleces y disfrutas del manejo, o de plano te inclinas por la Svartpilen. Y claro, está la opción de modificar el manillar y listo, a moverte por esta loca ciudad con toda la clase de los diseñadores suecos.

Comentarios

comentarios