29 Nov SIMPSON MOD BANDIT, lo mejor de dos mundos

Quizá han notado que últimamente hemos publicado más posts de cascos que de costumbre y es por una razón muy simple, estoy en la búsqueda de uno nuevo y eso me ha hecho encontrar varios muy atractivos por ahí. Y el que me llenó la pupila hoy es el Simpson Mod Bandit.
Los cascos de esta marca me gustan porque tienen ese estilo setentero que, con la distancia que dan los años, me parece con mucha onda (hoy por hoy la moda de los ochentas todavía me da roña, no se si algún día podré añorarla). El caso es que el Simpson Mod Bandit le abre las puertas de esta marca a los que somos miopes y usamos lentes (nunca falta quien prefiere ver borroso), pues básicamente se trata de un Ghost Bandit modular.


Los cascos modulares le facilitan la vida a quien usa lentes, pero sus bondades van más allá, pues es un aliviane poder abrir la visera cuando ruedas despacio (especialmente si hace calor) y, al acelerar, tener la protección de un casco completo con solo mover una mano.
El Ghost Bandit tiene un diseño que me gusta mucho, pero el hecho de que no tenga ventilación en la cabeza como que me asfixia un poco. Afortunadamente, el Simpson Mod Bandit es casi igual, pero lleva dos ventilas en la frente -que se pueden cerrar-, además de las que van en la mandíbula (que no se pueden cerrar) y la boca -que si cierran, pero por dentro del casco, lo cual dificulta hacerlo en movimiento, especialmente con la cubierta de la barbilla puesta-.

Como ya es costumbre en este tipo de cascos, lleva una mica oscura retráctil (otro paro enorme para quienes usamos lentes que no son “transition”) y es compatible con pinlock. Además, lleva espacios para audífonos y bocinas, por si le quieres poner un set de Bluetooth o escuchar música.

Al igual que todos los cascos de la marca, el Simpson Mod Bandit tiene una carcasa de tres compuestos muy ligera -también hay de fibra de carbono-, certificación DOT/ECE, cierre de doble D, interior removible (al igual que la mica -y sin usar herramienta-). Quizá la única queja por ahí es que es un poco ruidoso, pero tendremos que probarlo para comprobarlo.
Con un precio de 480 dólares no es precisamente barato, pero tampoco es muy caro para un casco con tanto estilo, la conveniencia de un modular y un peso de +- 1500 gramos. Yo, al menos, ya lo anoté en mi lista de Navidad.

Comentarios

comentarios