12 Nov Suzuki Intruder, un nuevo comienzo en baja cilindrada

Para los más veteranos en el gusto por las motos, seguro les sonará mucho el nombre de Suzuki Intruder y es que fue una línea de motos crucero que existió en el periodo comprendido entre 1985 y 2005 con motos en el rango de 700 y 1400 cc, sí máquinas grandes que evolucionaron para dar paso a la familia Boulevard que se comercializa actualmente.

Esta vez el nombre de Intruder es el de un nuevo modelo, uno que busca crear un nuevo segmento y estándar en la industria de las motos, ya que siendo una moto tan pequeña, ofrece un gran equipamiento, diseño y además un precio de 45,990 pesos, que la hacen sumamente competitiva.

Lo que ofrece

Sobra señalar el diseño de la Suzuki Intruder, algo fuera de serie, con grandes superficies carenadas que le dan una vista grande e incluso de mayor cilindrada (nos tocó que nos preguntaron si era 400 o 600 cc). Este diseño resalta con el escape doble también carenado, faro de gran tamaño que evoca a los modelos del pasado y la familia Boulevard y una posición de manejo extraña al principio y luego resulta ser muy relajada.

El motor es otra pieza fundamental de la buena respuesta de este modelo, de construcción ligera este 155 cc desarrolla alrededor de 15 hp y un par motor de 14 Nm, datos que son capaces de mover con soltura al conjunto de 148 kg. Ademas cuenta con un nuevo sistema de enfriamiento del motor que permite una potencia homogénea durante más tiempo.

El sistema de frenos es otro punto a destacar, ya que para la rueda delantera cuenta con ABS y ofrece discos en ambas ruedas. El tablero de instrumentos se inspira en los usados en la gama deportiva de Suzuki, totalmente digital y priorizando el tacómetro en la parte alta y la velocidad.

¿Y qué se siente manejar la nueva Suzuki Intruder?

La presentación del producto se realizó en Guadalajara con una combinación de ruta entre ciudad con un tránsito realmente pesado y una salida a carretera, primero por vía federal con muchas curvas y luego por cuotas con largas rectas.

Al subirnos por primera vez la Intruder se siente realmente extraña, no estamos acostumbrados a que algo tan pequeño tenga un manejo “chopper”, pero pronto nos acostumbramos y fue realmente cómodo ese inmenso asiento (igual para el pasajero) y el manejo fue ligeramente parecido al de un scooter (sí, raro).

La Intruder trabaja muy bien en el rango bajo y medio de las revoluciones, es decir, arranca muy bien y es realmente ágil para moverse en el tránsito. Cuenta con cinco velocidades que son suficientes para el pequeño motor. En cuanto al trayecto en carretera fue sumamente divertido ya que como era muy sinuosa y no se requería tanta velocidad, el trabajo con el cuerpo para el curveo fue natural y ágil.

En cuanto al trayecto en largas rectas a velocidad, obviamente se siente la falta de más potencia, sobre todo en las pendientes, pero en situaciones óptimas puede alcanzar los 140 km/hr y un manejo muy seguro gracias a la distancia entre ejes. En esta parte tuvimos un par de frenadas de pánico y ABS frontal trabajó bien sin movimientos extraños, aunque eso sí, deberemos educar muy bien nuestro pie derecho con el freno trasero ya que la propia ligereza de la moto hace que se bloquee rápidamente.

Sin dudas nuestro primer contacto con la Suzuki Intruder nos dejó con un excelente sabor de boca, recordemos no todo es potencia para poder disfrutar una moto o incluso un viaje. Y tal vez su único pecado es no tener un motor de 250 cc que nos permita entrar en vías primarias, aunque seguramente tendrá éxito en su nicho ya que cada vez, es más común ver pequeñas motos en toda la ciudad con usuarios que solo buscan transportarse, de forma cómoda, segura y de paso con estilo.

Comentarios

comentarios