28 Jan Deus Ex Machina Honda CR500, la moto de Dani Pedrosa

Ser preparador de motos no debe ser un trabajo nada fácil, pues tienes que satisfacer al cien las expectativas de tu cliente haciendo cambios y ajustes que pueden ser realmente complicados. Ahora imagina que tu cliente es un tricampeón mundial de motociclismo. Claramente, no se va a conformar con un nuevo escape y una mano de pintura. Con ustedes, la Deus Ex Machina Honda CR500 que hicieron para Dani Pedrosa.

El encargado del proyecto fue Michael “Woolie” Woolaway, cabeza de Deus en Estados Unidos y la moto base es una Honda CR500 1985. Esto hace mucho sentido si pensamos que las 13 temporadas de Dani en MotoGP fueron con la marca japonesa. Además, la CR500 es considerada una verdadera bestia fuera del asfalto, por lo cual le va como anillo al dedo a Dani.

Claro que lo único que usaron de la CR500 fue el motor, porque todo lo demás se lo aventaron de cero. El nuevo bastidor es de acero al cromo molibdeno -más ligero y resistente que el acero convencional-, del cual se encargó el maestro Jeff Cole, quien hace marcos de competencia como modo de vida. Por supuesto, le hicieron varias mejoras al motor, como añadirle bobinas para poder ponerle luces a la moto. También hay unas tapas de motor Honda Racing lijadas a mano, un radiador hecho a mano por Jeff Johnson y un carburador Lectron hecho a la medida, al cual dicen que la altura le hace los mandados.

Parte ciclo

El resto de componentes de esta Deus Ex Machina Honda CR500 son igual de impresionantes, pues ahora lleva horquilla Öhlins, abrazadera Durelle Racing y rines de rayos Dubya de 19” con llantas de tierra. La suspensión no es stock, obviamente, sino que recibió algunos ajustes de Race Tech, incluyendo un amortiguador construido especialmente para esta moto.

El carenado es poco, pero vale la pena mencionarlo, pues es de aluminio y está inspirado en las motos de flat track. El asiento, custom también, es de Saddlemen y lleva bordado el número 26. En cuanto a los acabados, se puede ver el número de Dani al frente, el toro de Red Bull pintado apenas visible en el tanque y las alas de Honda en el colín.

Esta moto fue algo así como el regalo de despedida de Pedrosa, quien se retiró de las carreras tras finalizar la temporada 2018. En honor a Dani, Red Bull hizo un documental llamado “El Silencio del Samurai”, que retrata los momentos más emocionantes de su carrera y el cual pueden ver aquí (dura media hora y se los recomendamos ampliamente).

“Es muy rápida y muy ligera”, dijo Woolie sobre su creación. “Tal y como el ‘pequeño Samurái’. Es la espada del ‘pequeño Samurái’. Eso es lo que he construido”.

Comentarios

comentarios