02 Jan Henry Crew: la vuelta al mundo en dos ruedas

Hacer un viaje largo en moto es una de esas cosas que casi todo motociclista tiene en su “bucket list”. No importa si tienes 20 años o 50, recorrer miles de kilómetros con el viento en la cara es algo que muchos vislumbramos hacer en algún momento. Pero hay otro tipo de personas que piensan que el mejor momento para hacer algo es ahora, y uno de ellos es Henry Crew, quien con tan solo veintidós años decidió dar la vuelta al mundo para obtener el récord como la persona más joven en circunnavegar el planeta en moto.

Henry pasó por México durante las fiestas de diciembre y tuvimos la oportunidad de platicar con él, aunque fue a distancia, porque su agenda era bastante movida, literal, y cuando pensábamos que estaba en una ciudad, ya iba camino a la siguiente. Lo cual es normal si consideramos que tiene que rodar más de 60,000 kilómetros en un año para conseguir la deseada marca.

Henry creció en el sur de Inglaterra y tenía 22 años cuando comenzó el viaje en abril. “Trabajaba en disqueras haciendo marketing y un día leí de Kane, quien ostenta el récord actualmente, y supe que debía hacerlo. Quise incluir a Movember -la organización detrás del Distinguished Gentleman’s Ride– porque he tenido problemas de salud mental, por lo cual su objetivo es importante para mí”.

El motociclismo cambió mi vida. He tenido problemas de salud mental desde niño, y que alcanzaron su clímax mientras iba a la universidad. Las motos me ayudaron entonces y me siguen ayudando ahora. Montar es un escape, pero no solo eso, es una gran manera de despejar mi cabeza y enfocarme en lo que realmente quiero”.  

“No solo quiero obtener el récord de ser la persona más joven en circunnavegar el planeta en moto y recaudar dinero para Movember, sino que quiero hacerlo de una manera que muestre que cualquiera puede tener una aventura en cualquier moto y a cualquier edad. Realmente no quería convertirme en el típico adventure biker, no es mi estilo”.


De Londres para el mundo

La ruta comenzó en Londres el 3 de abril de 2018, en The Bike Shed, y terminará en el mismo lugar a principios de abril. Si todo va según lo planeado, claro, pues a la fecha Henry ya ha recorrido más de 56 mil kilómetros (o 35,000 millas, su objetivo original) y aún le falta viajar de México a Vancouver, luego a Nueva York (que por la ruta más corta son casi 10 mil kilómetros); y después cruzar el Atlántico para rodar por España, Francia e Inglaterra (otros 2 mil km).

El plan era recorrer 35 países (¡treinta y cinco!), de los cuales Henry ya ha pasado por varios de Europa, además de Rusia, Kazajistán, Azerbaiyán, Irán, Pakistán, India, Myanmar, Tailandia, Malasia, Singapur, Australia, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y México.


Hay un mundo allá afuera

Platicando con Henry, nos quedó claro que tuvo muchas razones para hacer este increíble viaje, pero no siempre es fácil mantenerse con la motivación suficiente para un recorrido de estas dimensiones. Sin embargo, Henry encontró que, además de los increíbles lugares que ha visitado, la amabilidad y generosidad de la gente es lo que más lo han sorprendido.

Hubo gente que le regaló una botella de agua -un tesoro cuando no tienes y la temperatura rebasa los 50ºC-, otros que lo ayudaron con dinero para gasolina, gente que lo hospedó, le ayudaron a conseguir refacciones (e incluso fueron al aeropuerto de madrugada por ellas)… en fin, y aunque es un viaje que está haciendo en solitario, nunca se han sentido completamente solo.

Rodar en Australia fue increíble, creo que es mi país favorito hasta ahora. Tienen playas increíbles, el desierto fue muy cool y toda la gente que conocí por allá fue maravillosa. Realmente lo más sobresaliente es la increíble gente que conoces en el camino”.

La otra cara de la moneda la vivió en Medio Oriente. “Una de las experiencias más fuertes fue cruzar de Irán a Pakistán. No tenía dinero, comida, agua, ni gasolina y crucé la frontera durante una fiesta importante (el fin del Ramadán, parece), por lo cual todo estaba cerrado”, nos dijo. “Tuve que rodar por el desierto a 52ºC escoltado por la policía y no llegamos a la capital, por lo cual acabé durmiendo en la cárcel”.

“Pasar la noche en la prisión fue una experiencia surrealista. Me presentaron a un niño terrorista que le llevaba te y dulces a todos. El único que hablaba inglés era un estudiante, preso por homicidio. La conversación fue tan normal y era difícil relacionar a cualquiera de las personas con sus delitos. Esa noche la pasé en el techo de la cárcel mirando las estrellas y preguntándome: ‘¿cómo demonios llegué aquí?’, qué vueltas da la vida”, dijo Henry.

Ducati al rescate

Originalmente, Henry planeaba hacer el viaje a bordo de su Kawasaki W 800, una moto que había tenido por varios años y usaba a diario. Pero, por azares del destino, tuvo un accidente y destrozó la moto. Un tiempo después Ducati dijo que me prestaría una para hacer el viaje y, hasta ahora, la Scrambler Desert Sled se ha portado muy bien. Estoy feliz con ella. Mi intención era utilizar una moto que pudiera montar todo el tiempo en Inglaterra y no una doble propósito de las grandes.

Si están pensando en seguir los pasos de Henry, han de saber que le tomó diez meses planear todos los detalles y conseguir las visas y vacunas necesarias. “Es difícil decir qué necesitas hacer para estar listo, no me sentía listo cuando me fui, pero tenía que partir en algún momento”, nos confesó Henry. “Conseguir equipo y dos o tres maletas fue muy fácil, las marcas se sumaron al proyecto rápidamente; lo que sí me fue casi imposible conseguir fue un patrocinador financiero. Si bien no lo esperaba, no pensé que fuera tan difícil”.

Si quieren saber más sobre Henry, pueden seguirlo en Instagram, Facebook o, si prefieren algo con más “carnita”, les recomiendo leer su blog. ¡Están buenas sus aventuras!

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share