11 Feb Maria Riding Company Yamaha XSR700 Orbiter

Las scrambler son motos que me gustan mucho porque me parecen sumamente prácticas. Funcionan perfecto en la calle (siempre y cuando no te sientas piloto de MotoGP), aguantan los baches sin quejas (y sin destrozarte la espalda) y si se te da la gana, te vas por terracería. Por eso, ahora que vi este trabajo de estos cuates me pareció pertinente compartirlo aunque no sea precisamente una noticia de último minuto. Con ustedes, la Maria Riding Company Yamaha XSR700 Orbiter.

Todo comenzó en 2017 en el evento Art & Moto en Lisboa, Portugal -de donde es este preparador- cuando los diseñadores de Maria Riding Company probaron la XSR700 y quedaron encantados con ella. Poco tiempo después, la banda de Yamaha los invitó a participar en el proyecto Yard Built y el resultado lo tienen ante sus ojos.

“Nuestra idea era hacer una moto muy diferente de la original. Podía ser una de carreras o una off road y la segunda opción fue la que más le gustó a Yamaha”, cuenta Luis Correia. “Queríamos hacer algo diferente a la típica dirt bike/scrambler que pensamos era demasiado vulgar. Entonces comenzamos a pensar en un vehículo que pudiéramos usar en Marte o en una moto para la luna. Por eso se llama ‘Orbiter’”.

Toque racing

Los vivos en la pintura son un guiño al mundo de las carreras, pero el resto de la Maria Riding Company Yamaha XSR700 Orbiter es monocromático porque buscaban darle una imagen como de nave espacial. La idea era deshacerse de todo lo que conectara a la gente con el look de la XSR. Evidentemente, esto hizo que tuvieran que cambiar el tanque y el colín pero sin alterar el bastidor, pues parte del reto era hacer un kit “plug and play”.

El nuevo tanque es de aluminio y, si se fijan, podrán ver que se trata de una sola pieza que se extiende hasta la parte de atrás, algo que hicieron para ahorrar tiempo, por lo cual también la base del asiento y el colín son de este material. El frente se fue por completo y ahora hay una horquilla de una MT-09, nuevas abrazaderas, sistema de frenos, manubrio, puños, etc.

Adiós a la calle

El faro que lleva es diminuto, pues la idea era mantenerlo pequeño para hacer que la Maria Riding Company Yamaha XSR700 Orbiter se viera más agresiva y grande. En cuanto a los rines, ahora hay unos Kineo -de 19” adelante-, para un mejor desempeño fuera del asfalto, el nuevo hábitat de esta moto. De hecho, por esta razón tiraron a la basura el sistema ABS, ya que no sirve de mucho en la tierra.

Según estos colegas, la Maria Riding Company Yamaha XSR700 Orbiter tiene unas direccionales Motogadget casi indetectables, y llevan mucha razón, porque nada más no logro verlas en las fotos. El nuevo sistema de escape de acero inoxidable fue hecho a la medida y está colocado mucho más arriba, por lo cual lo envolvieron en cinta para que el piloto no se rostice la pierna. El asiento es de piel de Alcántara en tus posaderas, para evitar resbalones, con piel “normal” en los costados.

¿Qué opinan, amigos, les gusta?

Comentarios

comentarios