28 Apr Plan B Motorcycles Flying ‘57, única en su especie

El hábito de clasificar y categorizar las cosas es posiblemente el aspecto más profundo y antiguo de la naturaleza humana. No podemos evitar el dar nombres, definir estilos y construir límites para todo lo que tenemos alrededor. Las motocicletas no son la excepción, pero a veces intentar limitar algo creativo como una construcción personalizada en una sola categoría o estilo es algo limitado, por eso es probable que sea más fácil decir qué estilo no es la Plan B Motorcycles Flying ’57.

Esta moto no es una tracker en el sentido estricto del término, tampoco es una scrambler y ciertamente no es una chopper, incluso si tiene algunas características de todos estos diferentes estilos. La Plan B Motorcycles Flying ’57 tiene un bastidor pequeño y un motor demasiado grande para él, extrañas soluciones técnicas y muchos detalles barrocos. Y porque NO es una tracker, sí tiene frenos (apenas).

Contrabando y traición

La idea era construir una motocicleta “hallazgo de granero” a partir de un universo alternativo, una moonshine runner* italiana llena de ingenio y detalles ocultos. Así que al final probablemente se trata de un hot-rod sobre dos ruedas, o cualquier otro nombre que quieras darle, pero creo que se dan una idea. *Un moonshine runner era un coche modificado para escapar de la policía y era utilizado por los repartidores de alcohol destilado ilegalmente.

La Plan B Motorcycles Flying ’57 fue construida alrededor de un bastidor de 1957 de un Bianchi Tonale 175cc, no mucho más grande que un cuadro de bicicleta. Al final, solo la parte delantera sigue allí, todo lo demás fue hecho a la medida, reforzado o modificado, para que cupiera el nuevo motor. Éste sigue siendo un monocilíndrico como en la bicicleta “donante”, pero ahí acaban las semejanzas. Se trata de un Rotax de 600 cc enfriado por aire con 4 válvulas, un poco pulido y con un gran carburador Mikuni flat-slide en un costado.

El mérito (o el fallo) de la idea detrás de la construcción de la Plan B Motorcycles Flying ’57 provino del dueño, quien apareció en el taller con un marco en una mano y un motor en el otro lado, preguntando si era posible combinarlos juntos. Todo lo demás surgió de forma natural en torno a esa loca idea, inspirada en el movimiento de los hot rod de los años 50 y 60, en las carreras clandestinas y en la escena “pre-chopper”.

Pero también es, en cierto modo, un homenaje a la loca instalación de “pickup on a tree” de Mark Madson -quien literalmente subió su camioneta a más de 15 metros de altura para que su hijo la usara de ‘casa del árbol’-. Por eso que la bicicleta se llama “Flying ’57”. Ojalá no termine atorada en la parte superior de un árbol, pero digamos que montar esta cosa puede prestarse totalmente a un escenario similar …

El motor es el eje

La Plan B Motorcycles Flying ’57 está construida alrededor del motor, el cuadro está muy recortado y el nuevo motor apenas si entró. Decir que está apretada se queda corto. Luego fue recubierta de zinc y pulida a mano en un intento de dejar algunas de las marcas originales y la “pátina” del pequeño bastidor italiano de 60 años. Las piezas que no están hechas a la medida provienen de una larga lista de diferentes modelos de motos, automóviles e incluso un tractor, pero todo está disfrazado para que la mezcla luzca bien.

La falta de espacio forzó algunas soluciones técnicas inusuales, como mover la suspensión trasera delante del motor. Esto también es una referencia lejana a la V1000 de John Britten y, junto con el escape “inverso”, funcionó bastante bien para colocar el peso en el centro de la moto. Ahora, los 110 kilogramos están repartidos a la perfección en las dos ruedas. El escape tiene un “diseño modular” que permite montarlo de una manera más habitual, cambiando los lados del silenciador y también jugar con diferentes bucles, longitud y formas para variar la respuesta del motor.

Diseñar un enlace funcional para el amortiguador trasero montado en la parte delantera y hacer que cupiera entre el motor y el escape fue bastante complicado. Lo bueno es que al mismo tiempo fue divertido y permitió el uso del espacio debajo del asiento para el tanque de aceite y todos los componentes eléctricos. La Plan B Motorcycles Flying ’57 tiene una apariencia muy recargada pero ordenada, con un toque de estilo steampunk.

El tanque de gasolina, de otra moto Bianchi, también se recortó para que cupiera sobre el motor y es básicamente el único toque de color en la moto. La pintura es una “poción” a base de tinta hecha a la medida que luego se llamó “azul de caramelo lamido”.

Le dedicamos más de 700 horas de trabajo a esta pequeña y caricaturesca máquina que parece un juguete a escala para niños, pero que tiene el carácter suficiente para poner a prueba tus habilidades de conducción. Así que asegúrate de realizar todas las comprobaciones previas al vuelo, coloca tu asiento en posición vertical y abróchate el cinturón de seguridad, ¡la Plan B Motorcycles Flying ’57 te da alas!

Si quieren conocer más sobre este proyecto de Christian Moretti pueden visitar su página www.planbmotorcycles.com, contactarlos en Facebook en Plan B Motorcycles o seguirlos en Instagram en @plan_b_motorcycles.

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share