25 Jun Thrive TXX Interceptor: una espectacular Royal Enfield 650

Desde que aparecieron en el horizonte, las gemelas de Royal Enfield, la Continental GT y la Interceptor, han causado furor entre la gente. No solo entre el público en general, sino también entre los preparadores, pues son simples mecánica y electrónicamente -una rareza en las motos actuales-. Por eso hoy les presentamos la Thrive TXX Interceptor, una belleza de Indonesia (¡verso sin esfuerzo!).

Además de simples, las gemelas de RE tienen otro enorme punto a su favor: son bastante asequibles (5,800 dólares en Estados Unidos). Esto te da una enorme ventaja si quieres personalizarla, pues no te gastas todo en la máquina y, al ser nueva, no te tienes que aventar el rife de usar piezas usadas.

La Thrive TXX Interceptor es una creación de Indra Pratama y Barata Dwiputra, los genios creativos de Thrive Motorcyle (que está en Yakarta, por si se lo preguntaban). “Las Royal Enfield siempre nos han interesado”, dijo Putra Agung, vocero de Thrive. “Son motos robustas y confiables, y el nuevo motor en paralelo le da un mejor desempeño. Sabíamos que teníamos que exponer el motor como el corazón de la moto, y sacar a relucir su carácter y espíritu”.

Viejo y nuevo

Como no querían tomar el típico tema retro para la modificación, la Thrive TXX Interceptor tiene una mezcla de cosas nuevas y antiguas. Para empezar, le quitaron el tanque de gasolina, caja de la batería, salpicaderas y paneles laterales. Luego cambiaron la forma de la parte posterior y reemplazaron los amortiguadores dobles por uno sencillo adaptado de una Suzuki GSX-R600 (con todo y brazo oscilante). El toque vintage en el frente lo pone la réplica de una horquilla Ceriani GP38, sujeta con unas abrazaderas hechas a la medida.

Los rines de la Thrive TXX Interceptor solían rodar en una Ninja ZX-10R y ahora traen unas llantas Pirelli Diablo Supercorsa. Para detenerla lleva frenos Brembo con pinzas de cuatro pistones delante y de dos en la rueda trasera; además le pusieron un par de cilindros maestros Brembo RCS. Los nuevos posapies y las direccionales en la orilla del manubrio son de la casa.

No todo puede ser hecho en casa, por lo cual el panel de instrumentos de dos diales fue reemplazado por un discreto Motogadget Motoscope Tiny. En cuanto a las palancas de los pies -freno y clutch- son de los italianos de Tarozzi. Los filtros K&N dejan que la Thrive TXX respire mejor, así como el sistema de escape de acero inoxidable -hecho a la medida-, deja que todo fluya más libremente.

La joya de la corona

Pero de lo que están más orgullosos Indra y Barata es del nuevo carenado, que está totalmente hecho en aluminio. El tanque, paneles laterales, salpicaderas y colín fueron hechos a mano especialmente para la Thrive TXX Interceptor, pero el asiento es parte de su catálogo.

Hacer esta moto requirió de 672 horas-hombre, las últimas de las cuales fueron dedicadas a aplicar la pintura verde turquesa con dorado (champaña, si quieren el tono exacto). Nosotros somos muy “fanseses” de la nueva Interceptor 650 tal y como sale de agencia, pero la Thrive TXX Interceptor es una moto que esperamos marque tendencia, porque está increíble.

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share