09 Sep Rally Histórico Marruecos

Ahora entiendo todo. Siempre había escuchado hablar de cualquier cantidad de eventos motor en Marruecos. Rally de motos, motos doble propósito, paseos, motos off road, vintage. En autos lo mismo, incluso muchos equipos usan los rallies en Marruecos para prepararse para el Silk Way Rally o el Dakar; o sólo para hacer pruebas. 

Entonces, después de haber participado en el Rally Histórico de Marruecos, un rally 100% modalidad velocidad (caminos cerrados, terracerías impecables, seguridad, tiempos, etc), me di cuenta de que es un país hecho para los amantes del deporte motor, de las curvas, del pavimento, la tierra, la arena. Tiene todo para divertirte en el juguete que quieras. 

Geográficamente es relativamente plano, seco y árido en su mayoría. Tiene pequeñas localidades esparcidas por todo el territorio y lo que hizo el gobierno fue tratar de conectar a todos por un sinfín de caminos tanto de asfalto como de tierra, de buena calidad y que puedan durar. Son caminos angostos en su mayoría y con muchas curvas, por eso es el plano perfecto para hacer muchos rallies o rutas prácticamente sin repetir caminos. 

El Rally Histórico Marruecos está pensado para revivir aquellos autos de los 80 como el Ford Escort y Porsche 911. Autos preciosos, muchos de ellos rejuvenecidos tanto estética como mecánicamente. Otros que, a pesar de la edad se veían como recién salidos de fábrica como el Escort del argentino Pérez Companc. También encontramos dos joyas de ingeniería, el Citröen SM Rally con su volante característico, y un potente Mazda RX7

En el Rally, cualquier piloto de cualquier nivel tendrá una gran aventura. Obviamente en la punta hay unos pilotos experimentados como Allain Oreille, bicampeón de producción y piloto del Mundial de rallies en los 80, que además corrió en una joya: un Porsche 911 RS. De ahí para abajo todos tienen una historia que contar. 

HISTORIA PROPIA

La mía fue navegarle a Carlos Martinez de Campos, un español con quien he corrido un par de Panamericanas, el Rally Chihuahua Express y el Hill Climb Pikes Peak, en Colorado (cuando aun se podía llevar navegante, y el último año con una pequeña sección de tierra). Carlos es un piloto amateur que tiene una lista larga de eventos de deporte motor que va tachando. Ya le dio la vuelta al mundo en moto, ya corrió Le Mans Classic, y ahora era el turno del Rally Histórico en Marruecos.

Carlos es un piloto principalmente de asfalto, la tierra no es su superficie favorita y además, con un potente Escort MKII con tracción trasera, preparado por el gran equipo español ASM de Alex Sabater (que acaban de ser los productores de la nueva categoría R4 para el mundo de los rallies), no fue tarea fácil. Pero como decimos en México: lo importante es que tenemos salud. 

El rally arrancó en Marrakesh, la capital turística. La idea era hacer un par de días alrededor y al tercero salíamos rumbo al mar, hacia Esauira; ahí enfrentaríamos un par de días más y regresaríamos a Marrakesh para terminar el evento. Seis largos días de carrera, aunque para nosotros fueron 10, cuatro días antes tuvimos que llegar para realizar el levantamiento, es decir, lo que hicimos en un rally de seis días, tendríamos que recorrerlo en tres, ya que medio día era de recolección del auto de renta y otro medio día en el escrutinio previo al rally. 

Ese día previo es vital, más cuando son autos que no conoces. Es importante conocer la potencia, pero lo más importante, al menos desde el punto de vista del navegante, es que tu posición dentro del coche sea cómoda y segura. Mido 1.80m y es importante revisar que mi posición no pegue en el roll bar, ya que, en cualquier volcadura, aun con casco, el golpe puede ser muy fuerte. De ahí es revisar todos los mandos como el terratrip, limpiadores, fusibles, y hasta hacer un par de ejercicios de cambio de rueda para que se haga en el menor tiempo posible. 

Otra parte importante de mi trabajo es darle toda la información a Alex, el jefe de equipo, horarios de salida, de servicio, de llegada, ubicación del servicio, alimentos necesarios dentro del auto y, al final del día, comentarle las modificaciones y cantidad de gasolina que necesitará el auto para que al día siguiente esté impecable. 

Alex Sabater se encargaría de que su equipo estuviera en tiempo y forma en el lugar acordado. La belleza del rally era que podías hacer servicio casi en cualquier lugar en los tramos de tránsito, esto por un lado es muy bueno para garantizar que la mayor cantidad de tripulaciones lleguen a la meta, pero por otro encarece mucho el costo de servicio, quien tenga más recursos podrá tener más apoyo a lo largo de la ruta. Pero en este rally para muchos equipos el recurso no era problema.

EXPERIENCIA DE VIDA

De lo que más disfruté fueron las horas de servicio, no con esto quiero minimizar lo que viví en la carrera, pero cada servicio me dio oportunidad de conocer a niños de la zona con quien podía platicar. Todos, todos van a la escuela. El gobierno les puso transporte escolar el cual pasa frente a sus casas y los lleva a una escuela pública en una zona más poblada, así garantizan su asistencia y que la escuela esté concurrida. Hablamos en francés, el idioma que aprenden en la escuela, y el cual, saben, les abrirá la puerta al mundo europeo. La inversión en educación es asombrosa y digna de admirarse. Los niños de todas las edades son despiertos, dispuestos a platicar y conocer, además de ser muy hospitalarios. 

Antes de arrancar algunos tramos platiqué con algunos de ellos y están enterados de lo que pasa en el mundo, a su manera. Uno de ellos me mencionó a ocho futbolistas mexicanos y a un luchador cuando le dije que venía de México, y me preguntó que por qué hablaba francés si nosotros hablábamos español. Eso sabía de un país enorme como el nuestro. Es lo que exportamos…

La segunda cosa que más disfruté en los servicios fue la comida. Alex normalmente nos preparaba un sándwich o pasta, misma que podías disfrutar en medio de la nada, en tu área de servicio, observando un paisaje solitario, árido y a la vista interminable. 

Yo también he tachado un rally más de mi lista en esta ocasión como copiloto. Les puedo decir que si tienen oportunidad de visitar Marruecos, háganlo, si no están esperando lujos pero sí aventura, es el lugar adecuado. La gente maneja a la defensiva y casi sin reglas, pero nada que no vivamos día a día en la Ciudad de México, hasta nos sentimos como en casa. Eso sí, la policía no es igual que aquí, allá es firme y tiene carácter. Lejos estás de librar una multa por exceso de velocidad, están escondidos por todos lados y tienen cámaras para demostrarte que sí habías cometido una falta. Por supuesto, hablarles con respeto es lo mejor que podrás hacer. 

He estado en el Silk Way Rally, en el Dakar en varias ocasiones, en el WRC en diversos países, Goodwood, la Baja 1000, American Le Mans, entre muchos otros, pero el Rally Histórico en Marruecos tiene su historia, y es un lugar al cual me gustaría volver y si es posible, hacer una ruta con mis amigos en moto. ¿Cuál es tu bucket list de deporte motor? 

AQUÍ Y AHORA

Así es que, cada vez que puedo, trato de conocer nuevos eventos de deporte motor de la forma que sea posible. 

Cuando pensé en Marruecos me imaginé un rally muy recto, tipo Rally Raid pero en autos. Eso, sumado a que un par de semanas antes se había llevado a cabo el Morocco Desert Challenge, donde participaron los mexicanos Pedro de Uriarte y Eduard Vanzini en una camioneta Ford. 

Llegamos cuatro días antes a Marrakesh, ya que es una obligación hacer el reconocimiento de la ruta si quieres lograr algo decente, pero sobre todo seguro. Hay una empresa llamada Race4you, que te hace las notas, te manda videos de cada tramo y además te agrega alguna información adicional. Llevar estas notas te ahorra dos pasadas a los tramos, por eso llegar así de preparados nos ahorró bastante tiempo y dinero. 

Mi trabajo como copiloto, previo a la arrancada, consiste en preparar la logística del rally, desde los horarios y etapas del levantamiento, hasta la información de servicios, horarios y recarga de combustible del auto. Traducir documentos de francés a español. Revisar que pasemos escrutinio correctamente, conocer al director de carrera para cualquier eventualidad, presentarme con los mecánicos y jefe de equipo, y tratar que todos estemos yendo al mismo objetivo, el cual, en este caso fue terminar el rally. 

Durante el rally, debo entrar y salir en los tiempos estipulados, seguir correctamente la ruta (no es fácil en Marruecos), y durante las etapas de velocidad “cantar” la ruta con el mejor ritmo posible y controlar el ánimo del piloto. Como navegante debes ser capaz de conocer a tu piloto y la forma de manejo para saber si lo está haciendo bien, si está exagerando o si se está quedando corto, y tú tienes que avisarle todo eso durante el tramo sin que lo tome a mal para que no cometa errores. 

Durante los servicios, indico que se tiene que arreglar al vehículo y el tiempo que tienen para ello. Mi trabajo termina en la cena, cuando le dices al equipo donde se tiene que ubicar al día siguiente, en qué horarios y hasta indicarles a todos a qué hora bajamos a desayunar para estar en sincronía. 

Para mi sorpresa (y gusto) el rally no era como yo lo pensaba. Era mucho mejor. Las etapas eran sinuosas, estrechas, algunas rápidas y otras lentas. Casi todo fue en superficies de grava -tipo el WRC de León, Guanajuato- y otras más rocosas, con muy pocos pasos malos bien señalizados en la libreta, pero en general, etapas increíbles con vistas áridas en su mayoría y un par dentro de una gran área verde al sur de Esauira.

MARRUECOS MÁGICO

Marruecos es una combinación entre el Centro Histórico de la Ciudad de México, en el triángulo entre Reforma y Tepito. Si vas por Reforma parece que estás en el primer mundo, pero si te desvías un poco encontrarás que no hay ley en general. Esa sensación te da cuando cruzas un pueblito en Marruecos, la gente pasa en caballo, camello, burro, carreta, moto, auto, y camión. Funciona igual que en México, la ley de la lámina y del que pasa primero es el que tiene menos que perder. 

El Principado de Marruecos ha ordenado crear una red de carreteras que conecten a la mayor cantidad de pueblos posibles. No hacen mega autopistas, asfaltan carril y medio pero con calidad, saben que el flujo es poco pero necesario. Sin embargo, en la Educación están poniendo un esfuerzo e inversión extraordinarios. 

El rally estuvo genial. Una excelente organización y un grupo de controles que sin chips o GPS, tomaron los tiempos perfectamente, a la vieja escuela.

No conocí el sur, fue poco en realidad, pero es un país que se ocupa de ponerse en la escena del turismo. Marrakesh de eso vive. Tienen Fórmula E, WTCC, y un sin número de rallies y carreras que pueden cruzar el país entero en todas las modalidades. 

ROBERTO MENDOZA

A lo largo de mis 36 años he tenido la oportunidad de estar en muchos de los mejores eventos de deporte motor, ya sea como espectador, como invitado, como prensa o como competidor, menciono algunos de mis favoritos: 

Dakar 2008 (el trágico año que se canceló en Portugal).

Goodwood Festival of Speed (éste lo recomiendo ampliamente, debe ser un “must” para quienes quieren vivir realmente un evento icónico de deporte motor en un ambiente británico impecable).

Dakar 2015 al 2018, los primeros como prensa, el último como turista. 

Autosport (la presentación de lo nuevo del deporte motor a nivel mundial).

American LeMans  Series y Pirelli World Challenge, en Atlanta. 

Indy Car en Long Beach.

Caminos del Inca, en Perú.

Blancpain GT Series, en Milán (el nuevo “Golf” que reúne a los millonarios).

WRC Argentina, Finlandia y México (todas sus ediciones).

F1 Canadá, Austin y México. 

F4 Italiana en Adria con el Nacional de Rally en San Remo.

Carrera Panamericana, en ocho ocasiones.

Rally Chihuahua Express en una ocasión.

Pikes Peak, cuando aun dejaban tener a un copiloto y había tierra. 

Por: Roberto Mendoza  @bobelconductor 

Fotos: Thibault Lefebvre y Roberto Mendoza

 

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share