13 Mar Women Riders World Relay: hermandad femenina

En un abrir y cerrar de ojos, la estafeta del WRWR (Women Riders World Relay)  cruzó nuestro país en 10 días, dejando una huella enorme en el corazón de cada una de sus guardianas.

La estafeta salió el 27 de Febrero desde el Reino Unido y está recorriendo más de 100 países, poniendo en contacto a motociclistas de todo el mundo (alrededor de 14,034 chicas, 79 cruces fronterizos y más de 100 mil kilómetros en el transcurso de un año) unidas por una misma pasión.

¿El objetivo? No es otro más que mostrar a la industria la presencia de las chicas en el mundo de las dos ruedas, ya que la indumentaria que se fabrica para ellas sigue siendo escasa, pobre en tallas, con protecciones irrisorias y de diseño muy estereotipado. 

En México, las chicas se enfrentaron a todo tipo de clima, cansancio, estrés… infinidad de sentimientos, que obviamente hicieron este recorrido único para ellas. Quizás muchos piensan que no fueron tantos kilómetros o que no era tanto un reto, sin embargo se vuelve un reto al ir en grupos numerosos  y de diferentes cilindradas, tener que coordinarse entre ellas no era fácil, muchas no habían rodado juntas, inclusive ni se conocían.

El inicio…

Tuvimos la oportunidad de coordinar y rodar el relevo 6, de Morelia a Puebla, un relevo conformado por 17 motos de todo tipo de cilindradas, marcas, estilos. Unas novatas, otras bastante experimentadas, y era realmente mágico ver a todas esas personalidades haciendo lazos de amistad, aconsejándose unas a otras y dando lo mejor de ellas. La mayoría del relevo 6 eran de la Ciudad de México, por lo que tuvieron un doble reto: rodar hasta Morelia en un tiempo reducido para poder recibir a sus compañeras, quienes también iban en camino a entregar la estafeta.

No todo podía ser fácil y sencillo, justo ese día no paró de llover y las chicas nunca desistieron, sabían que renunciar no era una opción. Llegó la tarde y ellas finalmente a su destino en Gorillaz Garage, un pequeño lugar en Morelia donde los motociclistas se reúnen. Café,  galletas y dulces de todo tipo las esperaban para recibir entre todos a las integrantes del relevo 5 que corría de Guadalajara a Morelia. Pasaron un par de horas y se comenzaban a escuchar los claxons de todas las motos, el relevo 6 corría para grabar la llegada de sus compañeras. 30 motos más las 11 que ya las esperaban… Gorillaz Garage estaba lleno de gente que ama el motociclismo.

Cambio de estafeta

La estafeta llegó y había que hacer el cambio de relevo, una ceremonia bastante emotiva para todas nosotras, las que terminaban su jornada y las que continuábamos el camino. Abrir la pequeña caja que cada una cargó en su espalda para que llegara a su destino fue muy emocionante. Pero, ¿qué contiene esa pequeña caja? Un GPS con un cargador (con el que se va observando su recorrido por el mundo en la página oficial del WRWR), papel extra para la firma de las participantes, recuerditos que las chicas quisieron compartir, la pluma oficial y lo más importante, el batoon, esa pequeña pieza de madera con un pergamino donde están los nombres de las guardianas que al igual que ellas, llevaron de un punto a otro la estafeta.

Firmar el pergamino fue un acto maravilloso, todas lo firmaban con mucho orgullo y satisfacción, lo habían logrado y era su recompensa. Ahora los nombres de las chicas del relevo 5 están en ese pedazo de papel que le va dando la vuelta al mundo junto con otros de miles y miles de mujeres del mundo. Firma, foto, abrazos y a dormir, ya que a la mañana siguiente las chicas del relevo 6 debíamos partir temprano a nuestro siguiente destino: Puebla.

A las 7:00am las chicas del relevo 6 ya estábamos más que listas para partir hacia la Catedral de Morelia, donde tomaríamos la foto oficial del relevo. Fotos, fotos y más fotos, a encender máquinas, que nos espera ¡la aventura de nuestras vidas!

Durante el trayecto de Morelia a Puebla, se contó con la presencia del equipo de Google, quienes hacían un documental del WRWR; hicieron muchas tomas de dron, fotos, etc. y todas íbamos más que contentas de formar parte de ese documental. Todas nos mostramos muy flexibles ante los requisitos de Google, ya que en ocasiones había que bajar bastante la velocidad para las tomas de dron y hacía un poco más pesado el trayecto. Un relevo en el que sin duda se vio la unión entre todas nosotras, ya que al rodar era como ver un baile bien coordinado, guardando distancia y respetando señalamientos. 

Seguridad… el punto clave

No todo fue fácil y bello como se ve en las fotos, no todo fueron sonrisas. En algunos relevos hubo incidentes, en unos nada graves y en otros muy aparatosos. Es aquí donde debemos hacer un paréntesis y pedirles, que cada que salgan a carretera, siempre, siempre, siempre, ¡lleven su equipo de seguridad completo! (casco vigente, chamarra con protecciones, guantes de carretera, pantalones certificados de moto y botas). Sin duda debemos ir preparados para la caída y no para la foto. Quisiéramos decir que fue saldo blanco pero en realidad fue un saldo gris, ya que durante el relevo se sufrió un accidente (el cual no pasó a mayores y damos gracias por ello). Para nuestra fortuna, en el relevo 6 contamos con el apoyo de varios patrocinadores que se sumaron y pudieron auxiliar y apoyar a las chicas accidentadas.

La estafeta tenía que llegar a su destino, con dos horas de retraso pero llegó. Llegamos alrededor de las 7pm a Royal Garage en Puebla, donde nos recibieron las chicas del relevo 7 (Puebla – Oaxaca) ansiosas porque no llegábamos. Una breve convivencia, un par de llamadas telefónicas y nos preparamos para realizar el cambio de estafeta. 

El cambio de estafeta sin duda es un momento básico dentro del WRWR ya que vuelves a vivir todo lo ocurrido hasta ese momento,  donde puedes decir “lo logré, no fue fácil pero aquí estoy!”. Firmar el pergamino es de las sensaciones más emotivas, todos los sentimientos se revuelven. Estás a punto de firmar un pergamino que ha pasado por manos de tantas chicas alrededor del mundo… lo lograste, siéntete orgullosa. Ahora el pergamino pasa a manos de otras chicas, quienes portarán la estafeta con orgullo y sobre todo, con amor.

Esto aún no termina, falta el regreso a casa, ya que una aventura no termina hasta que apagas la moto en tu hogar. A las chicas del relevo 6 nos tocó descansar y recuperarnos de la aventura para poder continuar nuestro camino de vuelta a casa, mientras que a las del relevo 7 les esperaban muchas aventuras para contar.

El Regreso a casa

Abrir los ojos sin necesidad de un despertador es maravilloso. Ahora el relevo 6, después de dormir y dormir, nos preparábamos para cargar la moto una vez más y continuar nuestro camino, esta vez, rumbo a CDMX. Motos y pilotos preparados para seguir, tomar un café y volver al camino recordando todo lo que vivimos para estar ahí, orgullosas de nuestro esfuerzo. El sueño de que la estafeta recorra el mundo entero sigue vivo. Sin duda, una aventura que a todas las chicas nunca se nos olvidará, y que seguramente será difícil de superar. Última caseta y nos detenemos a despedirnos. aquí se divide el grupo, esperamos todas recorran ese último tramo seguras y lleguen con bien a casa.    

WRWR para rato…

Han pasado ya varios días y en el chat del WRWR México solo se lee la emoción de todas nosotras al saber que la estafeta viaja cada vez más lejos. Cruzó la frontera con Guatemala y nuestras pilotos estrella Lupita y Sandra, quienes recorrieron los 10 relevos (de frontera a frontera) se preparan para regresar. Seguro tendrán  miles y miles de historias que contar.

La estafeta recorrió nuestro país en 10 días, 12 estados de la república, 3,460 kilómetros, 87 guardianas registradas y más de 150 chicas rodando… México cumplió su objetivo, transportar la estafeta de frontera a frontera y ahora continuará haciendo historia en otros países de Sudamérica, uniendo a más chicas sobre dos ruedas en el mundo. 

¡Chicas WRWR siéntanse orgullosas, han hecho historia!

Muchas de las chicas decían tener “depresión post WRWR” pero para su fortuna, esto apenas comienza, ya que se contará con una –expansión de relevo-, en el cual se buscará seguir sumando kilómetros, pero esta vez solo en el interior de la república, o quizás alguna chica lleve la estafeta para cruzar alguna frontera, ya veremos el nuevo recorrido de esta etapa.

Lo que sí podemos decir es que se contará con una bandera oficial de WRWR México y una bitácora de viaje, donde cada una de las chicas registrará los kilómetros recorridos y así mismo, pasar de mano en mano la nueva estafeta mexicana. Esperamos que pronto se tenga esta estafeta y podamos ver todas sus aventuras y kilómetros recorridos. 

Hace poco concluyó el WRWR 2019-2020 en The Bike Shed London, con una ceremonia muy emotiva. El objetivo se cumplió y desde el otro lado del mundo le dimos cierre a esta etapa, que para nuestra fortuna fue tan solo el comienzo de algo más. ¿Se tendrá una segunda vuelta al mundo? no lo sabemos, pero las mujeres motociclistas del mundo se unieron, alzaron la voz y demostraron su pasión sobre dos ruedas. Hoy la estafeta y los pequeños recuerdos que las chicas compartieron se encuentran en el National Motorcycle Museum de Londres. Esperamos que este movimiento no se quede en una vitrina, sino que continúe haciendo ruido; eso sí, exhibiendo a todas esas chicas que se retan a sí mismas y que hoy son felices sobre sus motocicletas.

No importa con cuántas mujeres lo hagas, rodar es una acción única y solitaria, pero cuando te detienes y te bajas de la motocicleta, es cuando vuelve a ser una comunidad.

Tracy (WRWR guardian)

Por Fernanda Teodoro @f3Tu

Comentarios

comentarios



instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share